Hidan no Aria Vol. 20 - Capítulo 01 / Parte 1/3.







Volumen 20: Superconductividad de amor y guerra.


CAPÍTULO 01 - Parte 1/3.

Señal del pájaro misterioso - En marcha con la energía nuclear.


[BEGIN TEXT]


... Regresa a Japón y habla con Hotogi Shirayuki.


... Ella lo sabe todo sobre Hihiirokane.


Las palabras de Minuet me dejaron en shock.


Mientras estaba de pie, aturdido...


Una pequeña parte de mi cerebro dijo: Lo sabía.


Cuando luché contra Son en Hong Kong... siendo ella una Diosa Escarlata defectuosa, me respondió de esta manera cuando le hice una pregunta:


Si querías saber, deberías haberte quedado en Japón.


... Al buscar algo por todas partes, en realidad terminé donde había empezado.

Tales sucesos son comunes en el mundo.


Es como la ironía de la obra: El pájaro azul (01).


“Te acompañaré desde el principio, como los pasos de un minué (02)”.


Mientras Aria y yo nos quedábamos sin palabras en la sala de música de la residencia de los Holmes, Minuet sacó una pipa de un compartimento dentro de su silla de ruedas...


Mientras la esencia del aceite de cereza se elevaba, explicó sus deducciones.


“Todo tu enfoque para la solución del problema de la Hermana Mayor de la Diosa Escarlata ha sido erróneo desde el principio. Deberías haber actuado para confirmar primero la naturaleza del problema y establecer sus parámetros. Tu primera estrategia aleatoria para recuperar el karagane robado y encontrar una forma de exorcizar a la Diosa Escarlata, te ha colocado imprudentemente en confrontación directa con ella... Lo que deberías haber hecho era establecer firmemente el conocimiento de la verdadera naturaleza de tu oponente”.


... La verdadera naturaleza.


La Diosa Escarlata había llegado a poseer a Aria a través de la Hidan.


Era similar a cómo Mash controlaba a LOO.


Pero al parecer, el alma de la Diosa Escarlata residía en el metal. No era humana.


Sin embargo, la esencia de la idea no era del todo diferente.


Llegando a esa conclusión...


“Si no entiendes a tu enemigo, entonces no comprendes lo suficiente como para discutir cómo luchar contra él. Si tu enemigo es el fuego, utilizas el agua, y si es un árbol, utilizas el fuego. Si es un ratón, utilizas el queso, y si es un niño, utilizas dulces para lograr una reconciliación, o si no, no podrás siquiera empezar a hablar de una reconciliación”.


Mientras Minuet hablaba, sus inolvidables ojos azules adoptaron una mirada contemplativa.


“... ¿Crees que Shirayuki sabe lo que realmente es?”


Los ojos camelia de Aria mostraron una ligera expresión de: ¿podría ser realmente…?


“Desde la época de la primera Miko Escarlata fundadora, las Miko del Santuario Hotogi han estudiado el Hihiirokane durante 2000 años... es decir, el estudio de la Diosa Escarlata. En otras palabras, el Santuario Hotogi ha mantenido un aspecto lateral de un Centro de investigación del Hihiirokane durante generaciones. Hotogi Shirayuki es la heredera moderna del legado de la Miko Escarlata. Ella debe ser la única que conoce con más detalle sobre la verdadera naturaleza de la Diosa Escarlata”.


La respuesta de Minuet fue contundente.


“Sin embargo, hay un fallo singular en la lógica que sustenta mi razonamiento”.


“¿Qué fallo?”


Al oír mi pregunta, Minuet se volvió hacia mí con su pipa.




“Tú mismo. Este asunto claramente te involucra… y donde tú estás involucrado, la operación normal de mi lógica es interrumpida. Mi razonamiento se basa en el funcionamiento ordenado de la lógica y la razón. Tú eres quién perturba toda la lógica para hacer que lo imposible sea posible”.


Minuet frunció el ceño como si descubriera un error en su programación.


“No creo que ningún plan salga como se espera gracias a él. Solo un vistazo a las enormes bestias de Shirayuki, y estará babeando por ella”.


Cruzando sus brazos sobre su pecho plano, Aria me frunció el ceño como si fuera un insecto.


(Hey, ¿por qué ambas hermanas están quejándose y buscando problemas con Enable-sama?)


Eso era lo que quería decir, pero las hermanas Holmes probablemente consideraran las palabras de un mosquito como yo: De poca trascendencia.


“A propósito, Onee-sama”.


“Sí”.


Ya habían pasado al siguiente tema de discusión. ¡Insignificante! ¡Eso era lo que yo era para ellas...!


“Hay una cosa más. Y no sé si es beneficioso o perjudicial... Sin embargo, una cierta persona ha tomado interés en este asunto. Cuando tú y Kinji se encuentren con Hotogi Shirayuki... ese será el momento en el que decidan interponerse. Así lo he deducido”.


“Además, he tenido el presentimiento de que alguien podría aparecer. Llámalo una extraña sensación en mi pecho”.


“No hay mucho en tu pecho para sentir, y estoy segura de que la premonición lleva la misma cantidad de sustancia”.


Al oír eso, Aria agarró a Minuet por el cuello con ambas manos, y Minuet le propinó un Mongolian Chop (03) en el cuello. De este modo, comenzó la batalla de las hermanas. A pesar de que hace unos momentos habían estado bailando el minué juntas de forma hermosa y elegante.


Pero en cuanto a la intuición de Aria y el razonamiento de Minuet... supongo que juntas suman la capacidad completa de Sherlock Holmes.


En cualquier caso, deberíamos hacer lo que ella sugirió y volver a Japón para reunirnos con Shirayuki.


Ella no nos lo había dicho hasta ahora, pero debemos conocer la verdad sobre la Diosa Escarlata a toda costa.





Mientras las hermanas Holmes forcejeaban, las sirvientas Endora y Sachet... como si tal espectáculo fuera habitual... se acercaron por detrás, inmovilizaron sus brazos por la espalda y las separaron...


Lo primero que pensé fue en llamar a Shirayuki con mi celular, pero no tenía idea de las tarifas que podrían aplicarse, así que me dirigí a la sala de estar para pedir prestado el teléfono fijo.


No sabía cómo hacer una llamada internacional desde un teléfono fijo inglés, así que me llevé a Lisa...


“...¿?”


Cuando se dispuso a levantar el teléfono de lo que parecían ser antiguas escamas de metal sobre las que se apoyaba, su mirada fue atraída por una forma oscura que se movía fuera de la ventana.


Mientras se quedaba congelada, el entendimiento apareció en sus ojos color esmeralda mientras miraba en silencio el cielo nublado.


“¿Qué ocurre, Lisa?”


“M-Maestro. ¡Por favor, discúlpeme...! ¡Hrngh...!”


Con ambos puños cerrados y situados ligeramente por encima de sus grandes pechos, Lisa pareció tensarse, y encima de su cabeza y detrás de su tocado de doncella... Con un *¡Pop!*, aparecieron sus orejas de lobo.


Con ambas manos colocadas alrededor de sus orejas, miró hacia afuera y escuchó algo.


Su expresión no era aquella que solía ser amable y gentil, sino que se mostraba muy seria...


Pude ver en su rostro que algo extraño la había asustado.


*... Kuraaaaah...*


(... ¡¿Qué demonios?!)


Escuché un suave ruido desde algún lugar lejano en el brumoso cielo nocturno...

Al escuchar ese extraño y espeluznante grito de pájaro, también me moví para mirar por la ventana.


En cuanto escuchó ese débil grito, la falda de su traje de sirvienta se levantó dejando expuesto su trasero.


Apresuradamente, abrió las ventanas enmarcadas al estilo japonés para mirar hacia afuera y ver si alguien que caminaba por las calles nocturnas de Baker Street había hecho el ruido.


*... ¡Kuraaaaaaaaaah...!*


“... ¡!”


Lo escuché de nuevo procedente del cielo.


Por su eco, pude saber que venía de algún lugar al este. Cerca del centro de Londres.


¿Cómo?... ¿cómo este sonido provocaba tal miedo y pavor instintivo?


Tenía que ser algún tipo de pájaro. Pero nunca había escuchado un grito semejante.


A pesar de la gran distancia entre nosotros, pude notar que la cosa era enorme.


“... M-Maestro... protéjame... ¡Estoy asustada...!”


Bajo una circunstancia tan extraña, Lisa... El Rey de las Bestias, Gévaudan, y Jinete de Ballenas estaba petrificada. Por el grito de un pájaro.


Intenté tenderle una mano, pero completamente aterrada, Lisa, con el rostro pálido, me atrajo y abrazó con fuerza mi mano y mi cabeza...


¡Hey tú! ¿Por qué me abrazas de esta manera?


“¡Haga algo, se lo ruego...! ¡Por favor, proteja a Lisa...!”


Con lágrimas en sus ojos, Lisa apretó mi mano contra su pecho izquierdo, que era demasiado grande para sostenerlo con una sola mano.


Suave como un malvavisco, engulló y se tragó mis 5 dedos.


(¡Uuu~~!)


¡Déjame ir! Quería ordenarlo, pero era imposible.


La razón era que mi boca y la mitad inferior de mi rostro estaban presionados y engullidos por su pecho derecho a través de su traje de marinera. Enterrado en su pecho, intenté controlar mi respiración, pero eso sólo hizo que me viera obligado a inhalar su dulce aroma a jarabe de arce.


Además, sus pechos eran regordetes y colgaban placenteramente. A pesar de la gruesa tela de su uniforme, mi boca se llenó de la sensación de algo suave... al igual que el juego para adultos [Mother and Child Play] del que me había hablado Mutou. Pero si ese fuera el caso, la expresión de Lisa se habría derretido en afecto y no estaría llena de miedo.


“...”


... Ahora lo entiendo.


Lisa estaba tan asustada del grito del pájaro que quería que me transformara en su Héroe-sama.


Y como ella deseaba, lo hice. En sólo 10 segundos.


Sin embargo, no me gusta ser forzado a cambiar. Así que, para enseñarle a no hacerlo, la empujé con cierta fuerza mientras escapaba del valle del placer.


*... ¡Kuraaaaaaah...! ¡Kuraah! ¡Kuraah...!*


Cuando el extraño pájaro volvió a emitir su grito desde arriba, Aria y todos los de la sala de música entraron en la sala de estar.


Para desviar la atención de lo que acababa de ocurrir con Lisa, encendí el viejo televisor de la sala de estar...


Todos nos quedamos sin palabras al ver la emisión en vivo de la BBC News.

Iluminado por un reflector en el cielo oscuro y nebuloso del River Thames (04), había una enorme criatura voladora con alas negras y extendidas como las de un murciélago. Era real.


Mientras sobrevolaba el London Eye (05), una rápida estimación de su tamaño lo situaba en... 9 metros.


Cuando voló por entre las manchas más finas de la niebla, pude ver que sus ojos tenían aproximadamente 20 centímetros de diámetro.


Su rostro tenía un aspecto terrible como el de un pelícano despiadado.


El grito del monstruo pudo ser escuchado incluso hasta Baker Street.


(¿No puede ser... un Pterosaurio...?)


Vi algo parecido en un libro ilustrado cuando era pequeño. Era similar a los ejemplares de lagarto volador joven de los pterosaurios que Minuet tenía en su colección de fósiles, y lo identifiqué como un Pteranodon.


Pero esa especie concreta de dinosaurio se extinguió en el Periodo Cretácico.


¿Cómo era posible que semejante criatura extinta sobrevolara en la era moderna por encima del River Thames?


“¡Un demonio...!”


“¡Qué feo...!”


Dijeron Sachet y Endora, respectivamente, persignándose mientras se apartaban del televisor. En el televisor podía ver a los habitantes de Londres dispersándose y huyendo del River Thames como una horda de arañas bebé. El Pteranodon parecía, ciertamente, la representación de un demonio encarnado de la ideología cristiana. Incluso Lisa se vio inmersa en el pánico generalizado de los británicos.

Sin embargo, dejando a un lado la devoción religiosa, hubo dos chicas inglesas que no se asustaron ante aquel gran pájaro diabólico.


“... ¡Un Pteranodon Sternbergi! (06) Desde hace tiempo, mi teoría personal es que los Pteranodon eran de sangre caliente, después de todo. Además, parece que no sufren de ceguera nocturna. Cuando los reflectores alcanzaron sus ojos, vi que su iris se contrajo. ¡Mira eso! Acaba de utilizar su cresta craneal anterior como un timón para alterar su curso de vuelo”.


Por el contrario, Minuet se acercó con su silla al televisor.




“Kinji. Aparte de ese gran pájaro, está esa niebla. Londres suele tener nieblas nocturnas, pero esto fue tan repentino. Ni siquiera sentí un aumento de la humedad. Y extrañamente, sólo cubre el río y se cierne pesadamente. Al igual que en Hong Kong...”


Alternando entre observar la televisión y mirar al exterior, Aria recomendó cautela.


“Sí. Esto es similar a lo que Katze, la Bruja del Agua Maldita, usaba para ocultar su tanque. Una niebla conjurada mágicamente”.


Sin embargo, parece muy poco probable que el Regiment Hex... derrotado en FEW... pudiera utilizar una bomba de vacío contra el cuartel general de Liberty Mason en Londres, estando en medio de un alto al fuego.


Siendo ese el caso...


“Minuet, me pregunto si esta perturbación es resultado de la aparición de Una cierta persona


Recuerdo haber visto a otra persona usar este tipo de niebla.


La visión está marcada con fuego en mi memoria.


Fue una pesadilla completamente inolvidable.


En la pantalla, el camarógrafo finalmente huyó... tirando al suelo la cámara, la cual ahora solo mostraba la singular arquitectura londinense.


Minuet giró su silla para mirarme.


“... Eso parece. Onee-sama, Kinij, por favor, tengan cuidado. Les pediré que también transmitan mis saludos”.


Pellizcando ligeramente su falda de forma aristocrática, dio su mensaje de despedida.


“No pretendo tener una charla agradable, sino arrestarlos. Confío a Lisa a tu cuidado”.


“.. ¡Vamos, Kinji!”


A la orden de Aria, revisé mis cargadores de repuesto y la armadura que llevaba debajo de la ropa mientras abandonábamos la habitación.






La niebla se hizo más espesa mientras corríamos hacia el River Thames en una bicicleta alquilada.


En esta ocasión sólo tenían una versión para un solo ciclista, pero Aria se colocó sobre las barras que sobresalían del eje trasero, convirtiéndola en una de dos asientos.


Por el camino, pasamos por delante de los ciudadanos que huían uno tras otro. Los niños lloraban y los religiosos gritaban fragmentos de las escrituras como si fueran un hechizo contra el Pteranodon.


Cuando el reflector se posó sobre la criatura voladora... esperé que fuera algún tipo de Pteranodon artificial, pero parecía demasiado real. Tras ver un dinosaurio por primera vez, su presencia era más impresionante que la de cualquier animal moderno. Incluso lo suficiente como para abrumar al Rey de las Bestias, Lisa.


*¡Ding!* ... *¡Dong!*


*¡Ding!* ... *¡Dong!*


El Big Ben (07) sonó, anunciando que eran las 7 PM...


Mientras avanzaba a lo largo del camino de la ribera, derrapé la bicicleta hasta detenerla.


Mientras la falda a prueba de balas del uniforme de Aria se agitaba, se bajó de la parte trasera.


“¡Kinji! Hay una luz roja en el agua”.


La aguda visión de Aria señaló a un débil resplandor en algún lugar río abajo.


La luz iluminó la niebla de forma intermitente encendiéndose y apagándose. Era código Morse (08).


E... n... ma... r... cha...


«ESTAMOS EN MARCHA CON LA ENERGÍA NUCLEAR»


En marcha con la energía nuclear... Este fue el mensaje transmitido por el primer submarino nuclear del mundo, el Nautilus (09), en 1955, mientras navegaba por el River Thames.