• Kurogane

Hidan no Aria Vol. 18 - Capítulo 03









Volumen 18: Ley Marcial Estrellada - Trans-Am


CAPÍTULO 03:

Al centro del mundo - El este se reúne con el oeste.


[START TEXT]


Antes de que Aria regresara a casa, volvió a la Preparatoria Butei...


Me quedé en casa de mis padres y mandé un informe a la preparatoria Butei sobre el viaje a América. G-3 tenía una petición de trabajo de una compañía para trabajar en América, así que estaba bien escrito.


Dado que cumplió con el [mínimo de 3 días], fue considerado de manera diferente a la Caravana III, que otorgaba un número fijo de créditos académicos, independientemente de la duración... Las asignaciones en el extranjero acumulan un número de créditos a una tasa base.


Esta tasa base está basada en el rendimiento promedio de los estudiantes de la Preparatoria Butei.


Lo que es más, la evaluación, es decir, la auditoría de créditos, rara vez se realiza. Llevar a cabo esta tarea en el extranjero sería difícil.


Como un caso extremo, si fueras a recibir una calificación reprobatoria en un examen intermedio o final en Japón... y pudieras llegar a obtener una comisión ficticia en el extranjero, el sistema te permite pasar a duras penas con una calificación aprobatoria. Al menos en la Preparatoria Butei de Tokio.


Pero hablando de esta laguna en el sistema, si se usa para evitar los cursos, resultará en un Butei malo y sin formación que eventualmente será asesinado. Si permaneces en el extranjero sin trabajar por mucho tiempo, tu visa expirará y te quedarás sin dinero. De modo que esto no es algo que sea típico de un estudiante.


Además, al presentar el informe, todos en la red de la escuela sabrán que estoy en América.


Sucederá sin necesidad de hablar con alguien, y ya que sería algo extraño hacerlo durante el alto al fuego de FEW... es mejor limitar el contacto con otros miembros de DEEN. Quiero reducir el nivel de riesgo tanto como sea posible. Incluso si alguien tiene curiosidad por saber a dónde he ido, podrían descubrir que estoy en el extranjero con una simple búsqueda.


Entonces, sin esperar un día para ir a New York, a la mañana siguiente...


“Aniki, dame esta escultura de oso. Tiene un encanto artístico.”


“Onii-chan, ¡quiero este ángel de plata! ¡Entonces tendré 4!”


El idiota de mi hermano menor y mi hermana estaban hurgando entre mis cosas como si fueran algún tipo de souvenir japonés.


“El oso cuesta 2.000 yenes, y el ángel 500.”


Declaré, dejando la habitación con tantas balas como pudiera cargar.