Hidan no Aria Vol.17 - Capítulo 04

Actualizado: 6 jun 2020






Capítulo 04: La Emperatriz de Nakajima.


[START]


Afuera del hospital, revisé mi arma y por suerte Lisa había comprado suministros de Hiraga-san para mi enfrentamiento con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Adicionalmente, también contacté a Riko sobre el tema que habíamos discutido previamente y le dije:


“Ya casi estás levantada.”


Eran casi las 23:00 hrs. Además, también hacía frío afuera, y una niebla se extendía sobre Tokio.


En el campus del Instituto Médico había una arboleda que servía de parque público... Desde allí, algo así como un largo cable blanco se estiraba hasta el cielo nocturno cubierto de niebla. Si bien la niebla dificultaba la visión, al mirar al cielo... una luna nueva y una luna llena... 2 lunas...


“Kinji, es sólo una corazonada, pero estoy segura de que están sobre esa luna. Puede que hayan subido por este cable blanco. Necesito ir a conseguir algo. Espera aquí por 3 minutos.”


Aria indicó a la luna llena, y luego sus colas gemelas rosadas ondearon cuando se fue.


A causa de la niebla, era imposible ver todo el tramo del cable, pero era probable que los onis sobrenaturales estuvieran allí en la luna. Es como si algo salido de [Jack y las habichuelas mágicas] alcanzara la cima de las nubes, y parecía que la Isla de los onis realmente existía, así que no me sorprendió.


En cualquier caso, subieron por el cable.


Corrí hacia la parte más baja del cable, donde estaba enterrado en el suelo y chasqueé mi lengua. Mirando donde estaba fijado en el suelo, era imposible soltarlo.


Pensando que lo cortaría...


Era algo de lo que Aria me había hablado, un ascensor usado para la exploración espacial, construido con fibra de Kevlar reforzado con polietileno. Se necesitaría una herramienta especial para cortarlo.


(El cable se extiende hacia el cielo, pero quién sabe hasta qué punto... Basado en la estructura, si lo corto, seguirlos sería imposible. Así que tendremos que ir detrás de ellos.)


Sin embargo, no pude verlos debido a la niebla...


No estoy seguro de cómo subieron el cable exactamente, pero deben haberlo hecho con prisa.


En cuanto a mí, de cara al cable... no tenía herramientas para escalarlo.


Incluso en Modo Histeria, no podía mover las manos y los pies lo suficientemente rápido para subir.


Frunciendo las cejas, por detrás de mí...


* ¡Whiiiiir! * * ¡Whoom! *


Algo impactó en mi espalda, entonces mi vector de movimiento simultáneamente cambió abruptamente de horizontal a una vertical desorientadora. Por la sensación, mi velocidad ya había cruzado los 8 km / h.


Sabía lo que me había tackleado por el olor de las gardenias...


Hiraga-san creó una nueva versión del YHS. Vino al hospital el otro día para cobrar el pago... La rechazaron, pero dejó el paquete al cuidado del hospital.


“Subamos allí, Kinji. Abróchate el arnés de la cintura.”


Ascendimos a través de la niebla, con la falda de vuelo que Aria se había puesto.

Con Aria llevándome mientras le abrazaba por detrás, avanzamos en paralelo al cable, subiendo cada vez más alto.


Estás planeando ir hacia la luna ahora mismo, ¿no?


Como se esperaba, mi ama no está demasiado restringida por las reglas del sentido común.


Esto está muy lejos de mi idea de ascender como un explorador.


“Sólo podremos llegar hasta allí una vez. Debido a que el YHS sólo está diseñado para una persona, su combustible híbrido se agotará pronto. No sé cuándo tendré otro ataque, así que te llevaré a la luna, pero después de eso, tendré que confiar en ti.”


No “Lo dejo en tus manos” Además “confío en ti” ... así fue como Aria expresó su confianza en mí... satisfecho y en Modo Histeria, le respondí:


“Me gusta cuando eres contundente. Entendido. La tierra de los oni debe estar al otro lado de la luna. Debe haber muchos bienes robados acumulados por allí, así que estaré bien por mi cuenta.”


Elevándose a un ritmo furioso mientras el viento azotaba mi flequillo salvajemente, me di media vuelta y le devolví la sonrisa. Después:


“¿Qué estupideces estás diciendo? Mira ahí arriba, estúpido Kinji... tu objetivo se acerca...”


Poniéndose completamente roja y luciendo muy linda, Aria me golpeó ligeramente en la cabeza.


De acuerdo con su orden, miré hacia arriba... y lo vi.


Llevando a Habi y Tsubaki en sus brazos, era Yen.


Con Tsubaki aferrándose a sus botas, Yen estaba descalza... y de alguna manera, se agarró al cable con los dedos de los pies, mientras volábamos como un cohete.


Usando ambos pies, cubrió grandes distancias a gran velocidad, haciéndolo con indiferencia.


¿Qué clase de poder de agarre es este? ¿Tienes una planta de energía nuclear dentro, o algo así?


Entonces, como continuamos ascendiendo y acercándonos, la luna llena se hizo más grande y cubrió nuestro campo de visión.


... Lo que estaba al otro lado del cable brillaba y revelaba su verdadera forma...


Un enorme globo aerostático de color blanco.


Una luz brillante brillaba en su interior, y era casi totalmente esférico... de papel... como si estuviera cubierto completamente de papel washi(52).


“¿Qué... es eso...?”


No era del todo imposible que Aria no supiera lo que era.


(¿Es eso un… [Globo de fuego]…?)


Lo encontré difícil de aceptar en ese momento, pero mirándolo más de cerca... eso era definitivamente lo que era.


Era un bombardero de globo, algo desarrollado por el antiguo Ejército Imperial Japonés para ser desplegado contra los Estados Unidos, comúnmente conocido como globo de fuego. Pero esto era aún más grande.


Los globos de fuego fueron enormes armas con bombas incendiarias colgando de ellos capaces de elevarse hasta la troposfera, siendo transportados por la Corriente de Chorro hasta que llegaban a los EE.UU. y dejaban caer su carga.


Se mira como un lindo globo de publicidad comercial, pero hasta hoy día, este históricamente primer ICBM(53), tiene el récord de todos los tiempos en cuanto a alcance de armas de rango.


El cable subió al globo de fuego a través de una abertura en forma de mecha.


Ahí fue donde Yen y el resto se apresuraron y desaparecieron.


Del mismo punto, otro cable brillaba y llegaba aún más alto… un globo más pequeño con una luz estroboscópica flotaba.


(¿Qué es eso...? ¿Algún tipo de señal?)


“¡Kinji, esa es una boya del cielo! ¡Avión a las 9 en punto...! ¡Este fue su plan todo el tiempo!”


Aria gritó mientras subíamos por encima del globo de fuego y señaló algo en algún lugar entre el borde de la niebla y las nubes.


Allí estaba...


Mezclado con el furioso sonido del viento, hubo un claro acercamiento al estruendo de un gran motor.


A medida que se acercaba, el sonido bajo se hizo más fuerte y las vibraciones resonaron en la parte baja de mi abdomen.


Vi un avión. Estaba lejos, pero estaba allí. ¡ENORME!


“¡Kinji, es inmenso...! ¿Qué es? ¿UN B-36? Hmm... no es una silueta con la que este familiarizada...!”


Viéndolo entre las nubes arremolinadas y la niebla... Aria no tenía ni idea de lo que era.


Tiene alas fijas y rectas, 6 motores, y a juzgar por la vista, ¡era más largo que el Galeón de G-3...!


¡Eso es lo que estoy pensando...!


“... ¡es un Fugaku...!”


“¿Fugaku?”


Pensé que no había manera de que pudiera ser, pero este era otro proyecto de investigación del antiguo Ejército Imperial Japonés. Abandonado en pleno desarrollo, el bombardero estratégico extra-grande, el Nakajima G10N Fugaku. Era un avión militar no convencional, planeado para ser mucho más grande que el B-29 que atormentaba a Japón en esos días.


Ahora directamente frente a mí, se estaba acercando.


Con un nombre alternativo para la montaña más grande de Japón, el monte Fuji, el Fugaku...


45 metros de largo, con una envergadura de 65 metros, una capacidad de bahía de bombas de 20.000 kilogramos y un alcance de crucero de aproximadamente 20.000 kilómetros. Esta gran arma insana era capaz de dar la mitad de la vuelta al mundo sin detenerse.


Originalmente planeado para despegar de Japón... luego cruzar el Atlántico y América del Norte para bombardear una importante zona industrial o poblada de los Estados Unidos como Pittsburgh, Detroit, o Nueva York... luego aterrizar en territorio aliado nazi. Después de ser reabastecido y rearmado con un complemento repleto de bombas, bombardearía el territorio inglés en la India, China o la URSS y regresaría a Japón... Al menos esos eran los planes de pesadilla para el increíble bombardeo trans-global.


Esos requisitos técnicos rivalizan con los del moderno B-52, pero esas especificaciones eran demasiado para la base industrial del Japón contemporáneo. Además, el costo individual era un problema, y el fin de la guerra llegó demasiado rápido para fabricarlo...


“Parece que, al seguir a estos ladrones, hemos descubierto algo más peligroso. Tendremos que investigar esto.”


No es muy conocido, pero (brevemente aterrizando en Alemania) tuvo implicaciones más profundas...


En aquel entonces, los conocimientos técnicos de Alemania casi habían alcanzado el nivel capaz de producir un nuevo tipo de bomba... el objetivo final era cargarlos con bombas atómicas.


Tendré que examinarlo adecuadamente y ver si hay algo peculiar a bordo.


“Aria, llévame a ese avión. ¿Puedes hacerlo?”


“... Puedo. Pero si lo hago, espero que vuelvas bien.”


“Muy naturalmente. Quiero volver a verte. Siempre volveré. No hay ninguna mujer a la que le haría tal promesa... Excepto a Aria.”


“¡Idi…!


[Idiota] era probablemente lo que quería decir, pero el ruido del viento y el motor ahogaron su voz...


Colgando del Fugaku, había una serie de redes en forma de paracaídas... en toda su superficie había ganchos que encerraban completamente el globo parpadeante.


Aferrándose a los cables fijados a ese globo, Yen y el resto fueron llevados desde el globo de fuego.


¿Qué diablos? ¿Es esa forma de transporte siquiera posible? Partiría un cuerpo humano por la mitad.


“¡Kinji, 15 segundos más! ¡Entonces me quedo sin combustible!”


Entrando en la turbulencia causada por el Fugaku, Aria intentó un acercamiento al ala.


La distancia era de aproximadamente 20 metros.


“Gracias, Aria. Te veré más tarde.”


Al separarme del arnés YHS, quitando la pinza del mosquetón, disparé una bala de Ancla de mi pistola(54). Añadiendo una guía para anticipar el desplazamiento, apunté al borde del ala derecha.


Con un grosor de 1 micrómetro y una resistencia a la tracción de 200 kilogramos, la fibra de aramida de fase diploide se extendió como si volara por el aire, alejándome de Aria... y atrapado por el viento, fui arrastrado a lo largo del cable.


Entonces... tomando un intenso balanceo, aterricé en la superficie del ala.


Desplegando los picos de mi [Spike](55), evité que cayera... entonces, mirando detrás de mí, vi a Aria y su descenso con el paracaídas con patrón de la Unión Jack desplegado desde su YHS. El personal del Ministerio de Asuntos Exteriores probablemente nos esté siguiendo desde el suelo, así que tendré que confiar en su capacidad para cuidarse a sí misma.


(… Sin embargo…)


Cuanto más lo miro, más me sorprende este bombardero gigante.


La longitud de las hélices era de 5 metros de diámetro. Había 3 en cada lado, para un total de 6, y no hay nada más espectacular. Era un auténtico castillo de hierro volador.


Sin embargo, experimenté una pequeña sensación de inquietud... las alas eran tan gruesas como las del K-7 soviético.


Si bien tenía más o menos la misma longitud que el Fugaku original, el grosor de esta ala era mayor que los valores registrados históricamente. Parece que han sustituido los materiales anteriores por los más avanzados de este siglo en el diseño. La superficie del ala también estaba recubierta de compuesto de carbono, impartiendo una considerable capacidad de sigilo.


(... Están volando en las nubes para que no puedan ser detectados por medios ópticos.)


No pude ver el límite del ala debido a la niebla...


Busqué a Yen y al resto, pero no había rastro de ellos. Deberían estar en el interior.


Si ese es el caso, entonces debería crear una abertura por mí mismo para entrar... sin embargo, pronto me di cuenta de que era innecesario. Había una escotilla de entrada en el centro del ala.


La escotilla ni siquiera tenía una cerradura que requiriera una llave. Girando el simple mecanismo de palanca, la escotilla se abrió, y una ráfaga de aire pesado y caliente desde el interior me golpeó.


Probablemente no les preocupaban los intrusos, no creían que algún tipo de cerradura fuera necesaria.


Entrando fácilmente, me encontré en la cavidad del ala principal del Fugaku... en algún tipo de pasadizo. El suelo estaba cubierto de pieles. Dentro, la presión se estabilizó y se calentó. Estoy agradecido por esto.


Al principio, el pasadizo no permitía el movimiento a través de él sin agacharse, pero el techo se fue elevando gradualmente hasta que pude pararme. Ahora puedo permanecer de pie.


Lo más sorprendente, sin embargo, fue el hecho de que había una puerta en la pared... es decir, las alas estaban destinadas a albergar habitaciones individuales.


Pensé que podría ser un cuarto de control o mantenimiento para cada uno de los motores… pero en realidad son habitaciones.


(Esto es realmente como una base voladora. Es muy sorprendente.)


Con mi Beretta en mano, avancé más dentro del ala...


“...Informe programado... Fugaku 23XX... en ruta en vuelo a Kii no kuni...”


Una mujer en un pequeño cubículo que parecía ser una sala de control de instrumentos, probablemente un oni, dijo. Su voz se filtraba desde la habitación.


¿Se refiere a Kiikuni? El fugaku se dirige al este. Probablemente no nos dirigimos a la Prefectura de Mie...


Si me apresuro a entrar imprudentemente, definitivamente estaré rodeado de onis.


Ni siquiera sé cuántos onis con el mismo poder de combate de Yen y Tsubaki hay.


(Debería empezar por permanecer oculto un poco más y observar sus movimientos...)


Pensando que había dos habitaciones enfrentadas entre sí, que parecían estar vacías en el pasillo... y después de un momento de vacilación... confiando en la suerte, probé la puerta de la derecha.


No obstante, mi habilidad para la desgracia se activó en ese momento.

Al no tener cerradura o llave, la puerta se abrió a una habitación alfombrada de 3 tatami...


“… ¡!…”


(¿Huh? ¿Qué...? ¿Por qué estás aquí?)


“…¡!”


Sin dar absolutamente ninguna señal de su presencia... comiendo brócoli hervido, amplios ojos azules me miraron fijamente.


(¡Tifón Sarah!)


Vistiendo un uniforme de secundaria de chica japonesa y una falda cuadriculada, estaba sentada en el suelo con un gran tazón en su regazo...


Era descendiente de Robin Hood. De un linaje de brujas y miembro de los remanentes de GRENEDA. Ella combinó de forma engañosa la habilidad de la arquearía y el poder de controlar los vientos… también puede desviar las balas que son disparadas hacia ella y hacer que el impacto llegue a donde quiera. Un oponente verdaderamente formidable.


Pero ahora sus flechas de pluma de pavo real en su carcaj se encuentran en la puerta, es decir, junto a mí.


Su arco también fue desarmado y parecía estar guardado en un estuche con diseño cuadriculado.


Haciendo un balance de la situación en un instante, mi cuerpo se movió instintivamente.


“¡Kyaa...!”


Poniendo mi mano sobre su boca para contener cualquier otro grito y presionando mi pistola en la sien de su cabeza cubierta con cabello plateado, la agarré por detrás.


"Tengo una deuda contigo desde los Países Bajos, así que por favor no me eches la culpa de esto. Creo que eres una chica inteligente, así que espero que entiendas que deberías estar en silencio."


Susurré muy cerca de su oído, y Sarah respondió:


“...El hombre destinado a morir… Kinji…”


Gimió con ligera más emoción que Reki, pero con muy poca inflexión.


“No me llames así. En realidad, morí, pero sobreviví. ¿Qué vas a hacer?”


Tomando el papel de villano, le pregunté.


Sacudiendo la cabeza de lado a lado, me miró por encima del hombro.


“Debido a que FEW está completa, busqué un nuevo empleo.”


Como una simple humana con un arma presionada en su cabeza, respondió mansamente. Bueno, me pusieron una pistola en la cabeza, pero aun así me dispararon.


“Ya veo. Así que convocaste estas nubes de tormenta y niebla, ¿no es así?”


“Correcto.”


Es un hecho que los onis no son capaces de combatir a larga distancia, por lo que puedo ver la razón por la que contratarían a un arquero...


“¿Por qué trabajas para ellos como mercenario?”


“Oro.”


Mientras me miraba con sus brillantes ojos azules, me dio esta simple respuesta.


Así que ese es el caso, pero al estar tan cerca de ella, noté algo... olía muy bien. Su cabello, eso es. Olía como a lima. ¿Estaba recargando el combustible de mi Modo Histeria un poco más?


“Sé que es un poco grosero preguntar, pero Sarah... ¿tienes problemas de dinero?”


Aprovechando el hilo de la oportunidad para ganármela, pregunté un poco más.


“No, en absoluto. No importa cuánto dinero ganes, nunca será suficiente.”


“Ah... Ese es un sentimiento noble. Dicen que la persona que está contenta con lo que tiene, es rica verdaderamente...”


“Ganar dinero para dar a los pobres es la vocación de la familia Hood. Mi lucha no terminará hasta que no haya más pobres. Soy una profesional. No indago en la ideología de mis empleadores. Lo más que acepto como pago es una libra, y es mi trabajo disparar a los nobles y al clero. Eres un guerrero. Debe ser lo mismo para ti.”


“...Así que así es como es...”


Iba a oponerme, pero me silenció en un instante alguien 5 años más joven que yo.


En Modo Histeria, estaba tan suave como siempre con las chicas.


“Suponiendo que, por el bien del argumento, que yo te pagara más; ¿me seguirías? En cuanto al pago, supongo que Aria pagaría, pero tendría que preguntarle para asegurarme. ¿Cuánto te han pagado?"


“No creo en el dinero. Sólo lingotes de oro de 24k. Me han pagado 60 kilogramos.”


“¡¿Se-Sesenta kilogramos...?! Eso es 200 millones de Yenes. Una cantidad cercana a la que gana un jugador de fútbol de élite… Eso es un poco alto, ¿no lo crees...?”


“Ignoras el mercado mundial. Si yo estuviera de acuerdo, estaría arruinada. Aunque me ofrecieras 70 kilogramos, no acepto contratos de doble agente. La reputación es más importante que el oro. No voy a traicionar a mi cliente.”


“... Mi hermano menor es un granjero. ¿Qué pasaría si cultivara un campo con más brócoli de primera calidad del que puedas comer?”


Sarah se puso rígida.


“¡No traicionaré a mi cliente!”


“¿Tenías que reflexionar sobre eso?”


“No puedo confirmar la veracidad de tu declaración. No creo en las palabras. Sólo creo en lo que he visto por mí misma.”


Ya veo… por su serie de declaraciones…


Sarah tiene su propia marca particular de profesionalismo. Es obstinada. Hay muchos tipos de francotiradores.


Parece que esta chica no puede ser convertida en una aliada.


“¿Eres la única que fue contratada?”


“…”


“Respóndeme.”


“Sí.”


Gracias a Dios. Si Cuchilla Hechizante y Espada del Demonio estuvieran aquí también, pensaría que tengo un problema.


“... Kinji. Puedes liberarme.”


“¿Qué quieres decir?”


“No he recibido órdenes oficiales de dispararte. Soy una profesional. No haré nada sin órdenes.”


Yen dijo lo mismo en Puerto del dragón.


Sus modales para los negocios deben permitir que se lleven bien. Sarah y los onis, eso es.


“Si no puedes confiar en mí, entonces, lo siento. Pero no tengo elección más que devolverte el favor. No puedo confiar en ti.”


Coloqué mi arma contra el cabello plateado de Sarah, entonces yo...


... esto es un problema.


Si la dejo ir, podría abrir la distancia entre nosotros. Su arco es formidable. Podría ser difícil usarlo dentro del avión, pero este soldado representativo ha cambiado el sentido común.


Por eso, inmediatamente, yo...


Manteniendo mi instinto entrenado en Sarah, estiré mi mano hacia su caja con patrón de cuadros y con un * ¡Click! * * ¡Click! * la abrí.


Dentro, por supuesto, estaba su arco largo desmontado... Era un diseño simple de un arco desnudo sin borde a cada lado, y yo cogí los bordes.


“¿Qué... qué estás haciendo?”


Viendo lo que había hecho, el rostro de Sarah se puso muy pálido, al mismo tiempo que sus ojos azules se abrían ampliamente.


“¿Eh? Deshaciéndome de ellos.”


Deshacerse de las armas de tu enemigo para desarmarlo es algo obvio, pero cuando di esta respuesta normal...


“¡Uwaaaaa!”


Sarah se estremeció hasta las lágrimas, a pesar de que la tenían a punta de pistola.


Entonces * ¡Pom!* * ¡Pom!* * ¡Pom!*


“¡Devuélvelo! ¡Devuélvelo!”


Ahora sonrojada, me golpeó el pecho repetidamente, pero sus golpes tenían cerca de una milésima parte del poder de los de Aria.