• Kurogane

Hidan no Aria Vol.17 - Capítulo 04

Actualizado: 6 de jun de 2020






Capítulo 04: La Emperatriz de Nakajima.


[START]


Afuera del hospital, revisé mi arma y por suerte Lisa había comprado suministros de Hiraga-san para mi enfrentamiento con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Adicionalmente, también contacté a Riko sobre el tema que habíamos discutido previamente y le dije:


“Ya casi estás levantada.”


Eran casi las 23:00 hrs. Además, también hacía frío afuera, y una niebla se extendía sobre Tokio.


En el campus del Instituto Médico había una arboleda que servía de parque público... Desde allí, algo así como un largo cable blanco se estiraba hasta el cielo nocturno cubierto de niebla. Si bien la niebla dificultaba la visión, al mirar al cielo... una luna nueva y una luna llena... 2 lunas...


“Kinji, es sólo una corazonada, pero estoy segura de que están sobre esa luna. Puede que hayan subido por este cable blanco. Necesito ir a conseguir algo. Espera aquí por 3 minutos.”


Aria indicó a la luna llena, y luego sus colas gemelas rosadas ondearon cuando se fue.


A causa de la niebla, era imposible ver todo el tramo del cable, pero era probable que los onis sobrenaturales estuvieran allí en la luna. Es como si algo salido de [Jack y las habichuelas mágicas] alcanzara la cima de las nubes, y parecía que la Isla de los onis realmente existía, así que no me sorprendió.


En cualquier caso, subieron por el cable.


Corrí hacia la parte más baja del cable, donde estaba enterrado en el suelo y chasqueé mi lengua. Mirando donde estaba fijado en el suelo, era imposible soltarlo.


Pensando que lo cortaría...


Era algo de lo que Aria me había hablado, un ascensor usado para la exploración espacial, construido con fibra de Kevlar reforzado con polietileno. Se necesitaría una herramienta especial para cortarlo.


(El cable se extiende hacia el cielo, pero quién sabe hasta qué punto... Basado en la estructura, si lo corto, seguirlos sería imposible. Así que tendremos que ir detrás de ellos.)


Sin embargo, no pude verlos debido a la niebla...


No estoy seguro de cómo subieron el cable exactamente, pero deben haberlo hecho con prisa.


En cuanto a mí, de cara al cable... no tenía herramientas para escalarlo.


Incluso en Modo Histeria, no podía mover las manos y los pies lo suficientemente rápido para subir.


Frunciendo las cejas, por detrás de mí...


* ¡Whiiiiir! * * ¡Whoom! *


Algo impactó en mi espalda, entonces mi vector de movimiento simultáneamente cambió abruptamente de horizontal a una vertical desorientadora. Por la sensación, mi velocidad ya había cruzado los 8 km / h.


Sabía lo que me había tackleado por el olor de las gardenias...


Hiraga-san creó una nueva versión del YHS. Vino al hospital el otro día para cobrar el pago... La rechazaron, pero dejó el paquete al cuidado del hospital.


“Subamos allí, Kinji. Abróchate el arnés de la cintura.”


Ascendimos a través de la niebla, con la falda de vuelo que Aria se había puesto.

Con Aria llevándome mientras le abrazaba por detrás, avanzamos en paralelo al cable, subiendo cada vez más alto.


Estás planeando ir hacia la luna ahora mismo, ¿no?


Como se esperaba, mi ama no está demasiado restringida por las reglas del sentido común.


Esto está muy lejos de mi idea de ascender como un explorador.


“Sólo podremos llegar hasta allí una vez. Debido a que el YHS sólo está diseñado para una persona, su combustible híbrido se agotará pronto. No sé cuándo tendré otro ataque, así que te llevaré a la luna, pero después de eso, tendré que confiar en ti.”


No “Lo dejo en tus manos” Además “confío en ti” ... así fue como Aria expresó su confianza en mí... satisfecho y en Modo Histeria, le respondí:


“Me gusta cuando eres contundente. Entendido. La tierra de los oni debe estar al otro lado de la luna. Debe haber muchos bienes robados acumulados por allí, así que estaré bien por mi cuenta.”


Elevándose a un ritmo furioso mientras el viento azotaba mi flequillo salvajemente, me di media vuelta y le devolví la sonrisa. Después:


“¿Qué estupideces estás diciendo? Mira ahí arriba, estúpido Kinji... tu objetivo se acerca...”


Poniéndose completamente roja y luciendo muy linda, Aria me golpeó ligeramente en la cabeza.


De acuerdo con su orden, miré hacia arriba... y lo vi.


Llevando a Habi y Tsubaki en sus brazos, era Yen.


Con Tsubaki aferrándose a sus botas, Yen estaba descalza... y de alguna manera, se agarró al cable con los dedos de los pies, mientras volábamos como un cohete.


Usando ambos pies, cubrió grandes distancias a gran velocidad, haciéndolo con indiferencia.


¿Qué clase de poder de agarre es este? ¿Tienes una planta de energía nuclear dentro, o algo así?


Entonces, como continuamos ascendiendo y acercándonos, la luna llena se hizo más grande y cubrió nuestro campo de visión.


... Lo que estaba al otro lado del cable brillaba y revelaba su verdadera forma...


Un enorme globo aerostático de color blanco.


Una luz brillante brillaba en su interior, y era casi totalmente esférico... de papel... como si estuviera cubierto completamente de papel washi(52).


“¿Qué... es eso...?”


No era del todo imposible que Aria no supiera lo que era.


(¿Es eso un… [Globo de fuego]…?)


Lo encontré difícil de aceptar en ese momento, pero mirándolo más de cerca... eso era definitivamente lo que era.


Era un bombardero de globo, algo desarrollado por el antiguo Ejército Imperial Japonés para ser desplegado contra los Estados Unidos, comúnmente conocido como globo de fuego. Pero esto era aún más grande.


Los globos de fuego fueron enormes armas con bombas incendiarias colgando de ellos capaces de elevarse hasta la troposfera, siendo transportados por la Corriente de Chorro hasta que llegaban a los EE.UU. y dejaban caer su carga.


Se mira como un lindo globo de publicidad comercial, pero hasta hoy día, este históricamente primer ICBM(53), tiene el récord de todos los tiempos en cuanto a alcance de armas de rango.


El cable subió al globo de fuego a través de una abertura en forma de mecha.


Ahí fue donde Yen y el resto se apresuraron y desaparecieron.


Del mismo punto, otro cable brillaba y llegaba aún más alto… un globo más pequeño con una luz estroboscópica flotaba.


(¿Qué es eso...? ¿Algún tipo de señal?)


“¡Kinji, esa es una boya del cielo! ¡Avión a las 9 en punto...! ¡Este fue su plan todo el tiempo!”


Aria gritó mientras subíamos por encima del globo de fuego y señaló algo en algún lugar entre el borde de la niebla y las nubes.


Allí estaba...


Mezclado con el furioso sonido del viento, hubo un claro acercamiento al estruendo de un gran motor.


A medida que se acercaba, el sonido bajo se hizo más fuerte y las vibraciones resonaron en la parte baja de mi abdomen.


Vi un avión. Estaba lejos, pero estaba allí. ¡ENORME!


“¡Kinji, es inmenso...! ¿Qué es? ¿UN B-36? Hmm... no es una silueta con la que este familiarizada...!”


Viéndolo entre las nubes arremolinadas y la niebla... Aria no tenía ni idea de lo que era.


Tiene alas fijas y rectas, 6 motores, y a juzgar por la vista, ¡era más largo que el Galeón de G-3...!


¡Eso es lo que estoy pensando...!


“... ¡es un Fugaku...!”


“¿Fugaku?”


Pensé que no había manera de que pudiera ser, pero este era otro proyecto de investigación del antiguo Ejército Imperial Japonés. Abandonado en pleno desarrollo, el bombardero estratégico extra-grande, el Nakajima G10N Fugaku. Era un avión militar no convencional, planeado para ser mucho más grande que el B-29 que atormentaba a Japón en esos días.


Ahora directamente frente a mí, se estaba acercando.


Con un nombre alternativo para la montaña más grande de Japón, el monte Fuji, el Fugaku...


45 metros de largo, con una envergadura de 65 metros, una capacidad de bahía de bombas de 20.000 kilogramos y un alcance de crucero de aproximadamente 20.000 kilómetros. Esta gran arma insana era capaz de dar la mitad de la vuelta al mundo sin detenerse.


Originalmente planeado para despegar de Japón... luego cruzar el Atlántico y América del Norte para bombardear una importante zona industrial o poblada de los Estados Unidos como Pittsburgh, Detroit, o Nueva York... luego aterrizar en territorio aliado nazi. Después de ser reabastecido y rearmado con un complemento repleto de bombas, bombardearía el territorio inglés en la India, China o la URSS y regresaría a Japón... Al menos esos eran los planes de pesadilla para el increíble bombardeo trans-global.


Esos requisitos técnicos rivalizan con los del moderno B-52, pero esas especificaciones eran demasiado para la base industrial del Japón contemporáneo. Además, el costo individual era un problema, y el fin de la guerra llegó demasiado rápido para fabricarlo...


“Parece que, al seguir a estos ladrones, hemos descubierto algo más peligroso. Tendremos que investigar esto.”


No es muy conocido, pero (brevemente aterrizando en Alemania) tuvo implicaciones más profundas...


En aquel entonces, los conocimientos técnicos de Alemania casi habían alcanzado el nivel capaz de producir un nuevo tipo de bomba... el objetivo final era cargarlos con bombas atómicas.


Tendré que examinarlo adecuadamente y ver si hay algo peculiar a bordo.


“Aria, llévame a ese avión. ¿Puedes hacerlo?”


“... Puedo. Pero si lo hago, espero que vuelvas bien.”


“Muy naturalmente. Quiero volver a verte. Siempre volveré. No hay ninguna mujer a la que le haría tal promesa... Excepto a Aria.”


“¡Idi…!


[Idiota] era probablemente lo que quería decir, pero el ruido del viento y el motor ahogaron su voz...


Colgando del Fugaku, había una serie de redes en forma de paracaídas... en toda su superficie había ganchos que encerraban completamente el globo parpadeante.


Aferrándose a los cables fijados a ese globo, Yen y el resto fueron llevados desde el globo de fuego.


¿Qué diablos? ¿Es esa forma de transporte siquiera posible? Partiría un cuerpo humano por la mitad.


“¡Kinji, 15 segundos más! ¡Entonces me quedo sin combustible!”


Entrando en la turbulencia causada por el Fugaku, Aria intentó un acercamiento al ala.


La distancia era de aproximadamente 20 metros.


“Gracias, Aria. Te veré más tarde.”


Al separarme del arnés YHS, quitando la pinza del mosquetón, disparé una bala de Ancla de mi pistola(54). Añadiendo una guía para anticipar el desplazamiento, apunté al borde del ala derecha.


Con un grosor de 1 micrómetro y una resistencia a la tracción de 200 kilogramos, la fibra de aramida de fase diploide se extendió como si volara por el aire, alejándome de Aria... y atrapado por el viento, fui arrastrado a lo largo del cable.


Entonces... tomando un intenso balanceo, aterricé en la superficie del ala.


Desplegando los picos de mi [Spike](55), evité que cayera... entonces, mirando detrás de mí, vi a Aria y su descenso con el paracaídas con patrón de la Unión Jack desplegado desde su YHS. El personal del Ministerio de Asuntos Exteriores probablemente nos esté siguiendo desde el suelo, así que tendré que confiar en su capacidad para cuidarse a sí misma.


(… Sin embargo…)


Cuanto más lo miro, más me sorprende este bombardero gigante.


La longitud de las hélices era de 5 metros de diámetro. Había 3 en cada lado, para un total de 6, y no hay nada más espectacular. Era un auténtico castillo de hierro volador.


Sin embargo, experimenté una pequeña sensación de inquietud... las alas eran tan gruesas como las del K-7 soviético.


Si bien tenía más o menos la misma longitud que el Fugaku original, el grosor de esta ala era mayor que los valores registrados históricamente. Parece que han sustituido los materiales anteriores por los más avanzados de este siglo en el diseño. La superficie del ala también estaba recubierta de compuesto de carbono, impartiendo una considerable capacidad de sigilo.


(... Están volando en las nubes para que no puedan ser detectados por medios ópticos.)


No pude ver el límite del ala debido a la niebla...


Busqué a Yen y al resto, pero no había rastro de ellos. Deberían estar en el interior.


Si ese es el caso, entonces debería crear una abertura por mí mismo para entrar... sin embargo, pronto me di cuenta de que era innecesario. Había una escotilla de entrada en el centro del ala.


La escotilla ni siquiera tenía una cerradura que requiriera una llave. Girando el simple mecanismo de palanca, la escotilla se abrió, y una ráfaga de aire pesado y caliente desde el interior me golpeó.


Probablemente no les preocupaban los intrusos, no creían que algún tipo de cerradura fuera necesaria.


Entrando fácilmente, me encontré en la cavidad del ala principal del Fugaku... en algún tipo de pasadizo. El suelo estaba cubierto de pieles. Dentro, la presión se estabilizó y se calentó. Estoy agradecido por esto.


Al principio, el pasadizo no permitía el movimiento a través de él sin agacharse, pero el techo se fue elevando gradualmente hasta que pude pararme. Ahora puedo permanecer de pie.


Lo más sorprendente, sin embargo, fue el hecho de que había una puerta en la pared... es decir, las alas estaban destinadas a albergar habitaciones individuales.


Pensé que podría ser un cuarto de control o mantenimiento para cada uno de los motores… pero en realidad son habitaciones.


(Esto es realmente como una base voladora. Es muy sorprendente.)


Con mi Beretta en mano, avancé más dentro del ala...


“...Informe programado... Fugaku 23XX... en ruta en vuelo a Kii no kuni...”


Una mujer en un pequeño cubículo que parecía ser una sala de control de instrumentos, probablemente un oni, dijo. Su voz se filtraba desde la habitación.


¿Se refiere a Kiikuni? El fugaku se dirige al este. Probablemente no nos dirigimos a la Prefectura de Mie...


Si me apresuro a entrar imprudentemente, definitivamente estaré rodeado de onis.


Ni siquiera sé cuántos onis con el mismo poder de combate de Yen y Tsubaki hay.


(Debería empezar por permanecer oculto un poco más y observar sus movimientos...)


Pensando que había dos habitaciones enfrentadas entre sí, que parecían estar vacías en el pasillo... y después de un momento de vacilación... confiando en la suerte, probé la puerta de la derecha.


No obstante, mi habilidad para la desgracia se activó en ese momento.

Al no tener cerradura o llave, la puerta se abrió a una habitación alfombrada de 3 tatami...


“… ¡!…”


(¿Huh? ¿Qué...? ¿Por qué estás aquí?)


“…¡!”


Sin dar absolutamente ninguna señal de su presencia... comiendo brócoli hervido, amplios ojos azules me miraron fijamente.


(¡Tifón Sarah!)


Vistiendo un uniforme de secundaria de chica japonesa y una falda cuadriculada, estaba sentada en el suelo con un gran tazón en su regazo...


Era descendiente de Robin Hood. De un linaje de brujas y miembro de los remanentes de GRENEDA. Ella combinó de forma engañosa la habilidad de la arquearía y el poder de controlar los vientos… también puede desviar las balas que son disparadas hacia ella y hacer que el impacto llegue a donde quiera. Un oponente verdaderamente formidable.


Pero ahora sus flechas de pluma de pavo real en su carcaj se encuentran en la puerta, es decir, junto a mí.


Su arco también fue desarmado y parecía estar guardado en un estuche con diseño cuadriculado.


Haciendo un balance de la situación en un instante, mi cuerpo se movió instintivamente.


“¡Kyaa...!”


Poniendo mi mano sobre su boca para contener cualquier otro grito y presionando mi pistola en la sien de su cabeza cubierta con cabello plateado, la agarré por detrás.


"Tengo una deuda contigo desde los Países Bajos, así que por favor no me eches la culpa de esto. Creo que eres una chica inteligente, así que espero que entiendas que deberías estar en silencio."


Susurré muy cerca de su oído, y Sarah respondió:


“...El hombre destinado a morir… Kinji…”


Gimió con ligera más emoción que Reki, pero con muy poca inflexión.


“No me llames así. En realidad, morí, pero sobreviví. ¿Qué vas a hacer?”


Tomando el papel de villano, le pregunté.


Sacudiendo la cabeza de lado a lado, me miró por encima del hombro.


“Debido a que FEW está completa, busqué un nuevo empleo.”


Como una simple humana con un arma presionada en su cabeza, respondió mansamente. Bueno, me pusieron una pistola en la cabeza, pero aun así me dispararon.


“Ya veo. Así que convocaste estas nubes de tormenta y niebla, ¿no es así?”


“Correcto.”


Es un hecho que los onis no son capaces de combatir a larga distancia, por lo que puedo ver la razón por la que contratarían a un arquero...


“¿Por qué trabajas para ellos como mercenario?”


“Oro.”


Mientras me miraba con sus brillantes ojos azules, me dio esta simple respuesta.


Así que ese es el caso, pero al estar tan cerca de ella, noté algo... olía muy bien. Su cabello, eso es. Olía como a lima. ¿Estaba recargando el combustible de mi Modo Histeria un poco más?


“Sé que es un poco grosero preguntar, pero Sarah... ¿tienes problemas de dinero?”


Aprovechando el hilo de la oportunidad para ganármela, pregunté un poco más.


“No, en absoluto. No importa cuánto dinero ganes, nunca será suficiente.”


“Ah... Ese es un sentimiento noble. Dicen que la persona que está contenta con lo que tiene, es rica verdaderamente...”


“Ganar dinero para dar a los pobres es la vocación de la familia Hood. Mi lucha no terminará hasta que no haya más pobres. Soy una profesional. No indago en la ideología de mis empleadores. Lo más que acepto como pago es una libra, y es mi trabajo disparar a los nobles y al clero. Eres un guerrero. Debe ser lo mismo para ti.”


“...Así que así es como es...”


Iba a oponerme, pero me silenció en un instante alguien 5 años más joven que yo.


En Modo Histeria, estaba tan suave como siempre con las chicas.


“Suponiendo que, por el bien del argumento, que yo te pagara más; ¿me seguirías? En cuanto al pago, supongo que Aria pagaría, pero tendría que preguntarle para asegurarme. ¿Cuánto te han pagado?"


“No creo en el dinero. Sólo lingotes de oro de 24k. Me han pagado 60 kilogramos.”


“¡¿Se-Sesenta kilogramos...?! Eso es 200 millones de Yenes. Una cantidad cercana a la que gana un jugador de fútbol de élite… Eso es un poco alto, ¿no lo crees...?”


“Ignoras el mercado mundial. Si yo estuviera de acuerdo, estaría arruinada. Aunque me ofrecieras 70 kilogramos, no acepto contratos de doble agente. La reputación es más importante que el oro. No voy a traicionar a mi cliente.”


“... Mi hermano menor es un granjero. ¿Qué pasaría si cultivara un campo con más brócoli de primera calidad del que puedas comer?”


Sarah se puso rígida.


“¡No traicionaré a mi cliente!”


“¿Tenías que reflexionar sobre eso?”


“No puedo confirmar la veracidad de tu declaración. No creo en las palabras. Sólo creo en lo que he visto por mí misma.”


Ya veo… por su serie de declaraciones…


Sarah tiene su propia marca particular de profesionalismo. Es obstinada. Hay muchos tipos de francotiradores.


Parece que esta chica no puede ser convertida en una aliada.


“¿Eres la única que fue contratada?”


“…”


“Respóndeme.”


“Sí.”


Gracias a Dios. Si Cuchilla Hechizante y Espada del Demonio estuvieran aquí también, pensaría que tengo un problema.


“... Kinji. Puedes liberarme.”


“¿Qué quieres decir?”


“No he recibido órdenes oficiales de dispararte. Soy una profesional. No haré nada sin órdenes.”


Yen dijo lo mismo en Puerto del dragón.


Sus modales para los negocios deben permitir que se lleven bien. Sarah y los onis, eso es.


“Si no puedes confiar en mí, entonces, lo siento. Pero no tengo elección más que devolverte el favor. No puedo confiar en ti.”


Coloqué mi arma contra el cabello plateado de Sarah, entonces yo...


... esto es un problema.


Si la dejo ir, podría abrir la distancia entre nosotros. Su arco es formidable. Podría ser difícil usarlo dentro del avión, pero este soldado representativo ha cambiado el sentido común.


Por eso, inmediatamente, yo...


Manteniendo mi instinto entrenado en Sarah, estiré mi mano hacia su caja con patrón de cuadros y con un * ¡Click! * * ¡Click! * la abrí.


Dentro, por supuesto, estaba su arco largo desmontado... Era un diseño simple de un arco desnudo sin borde a cada lado, y yo cogí los bordes.


“¿Qué... qué estás haciendo?”


Viendo lo que había hecho, el rostro de Sarah se puso muy pálido, al mismo tiempo que sus ojos azules se abrían ampliamente.


“¿Eh? Deshaciéndome de ellos.”


Deshacerse de las armas de tu enemigo para desarmarlo es algo obvio, pero cuando di esta respuesta normal...


“¡Uwaaaaa!”


Sarah se estremeció hasta las lágrimas, a pesar de que la tenían a punta de pistola.


Entonces * ¡Pom!* * ¡Pom!* * ¡Pom!*


“¡Devuélvelo! ¡Devuélvelo!”


Ahora sonrojada, me golpeó el pecho repetidamente, pero sus golpes tenían cerca de una milésima parte del poder de los de Aria.




Aunque hasta ahora había estado completamente tranquila y serena, ahora estaba desesperada.


El arco debe ser realmente muy importante para ella.


Por alguna razón... me siento... muy mal.


“Oh, entonces haremos esto. Son desechables y puedes hacer más.”


La llorona Sarah se había vuelto muy lamentable, y reemplacé la parte de su arco en su estuche y tomé todas las flechas de su carcaj.


Entonces Sarah...* ¡Grrrr! *…


Su rostro recuperó su forma original 'へ', y murmuró un sonido simple para expresar su insatisfacción...


Abriendo un poco la estrecha ventana de la habitación, tiré las flechas hacia afuera para deshacerme de ellas y la ignoré.


“Ahora bien, tengo algo más en mente que puedes hacer por mí, si te parece bien.”


Diciéndole eso y dándose la vuelta, la cara de Sarah registró un shock y luego se recargó contra la pared.


“Si intentas hacer algo raro, te morderé...”


“No es eso en absoluto. Voy a convertirte en un rehén. Vamos.”


Aunque tome a un mercenario como rehén, los onis podrían acabar con nosotros... pero será mejor que no tener ninguno.


Con ese plan en mente, le hice un gesto con mi arma para que levantara las manos...


Sus ropas no parecían a prueba de balas, y gritó “¡Kya!” cuando la empujé con mi pistola en la espalda.


Entonces...


“Oh sí. ¿No me dirás una cosa más?”


“¿Qué?”


“¿La sombra de la muerte aún se cierne sobre mí?”


Pregunté, y Sarah respondió...


“Porque has sido malo, no te lo diré.”


Sacudiendo su cabello plateado, se dio media vuelta y me mostró un lindo akanbee(56).




*************************************************




Habiendo adquirido un rehén, nos movimos a través del pasillo en el ala...


Una puerta que conduce de las alas al fuselaje principal del Fugaku, estaba ante nosotros.


La puerta estaba decorada con metal, pero el diseño era peculiar. Aunque el grabado oni estaba tallado en un estilo de bloque de madera del período japonés Edo, el color y el fondo eran vagamente africanos.


Pero esta era una puerta al Infierno. Los onis deben estar ahí. Al otro lado.


Los sonidos de risas se filtraron, y tuve la misma sensación de acercarme a la jaula de un animal peligroso.


Solamente he recibido instrucción en la teoría práctica de conducir un asalto, pero siguiendo eso, debería entrar en la habitación con un grito de carga, usando a Sarah como escudo, y hacer un balance de la situación empezando por el número de enemigos, armas y sus respectivas posiciones... eso es todo.


Era difícil imaginar el diseño del interior del fuselaje, pero tenía varias posibilidades en mi mente...


Pateé la puerta tan fuerte como pude, empujé a Sarah delante de mí, y luego salté dentro.


“… ¡No s...!”


Quise decir, “¡No se muevan!”, pero * ¡Squish! *… Mi cara se hundió en algo suave, haciendo un ruido.


(¿Qué es esto...?)


Con mi arma en la mano derecha, cerré mi mano izquierda alrededor de algo mientras me alejaba...


“…¡!"


¡E-E-Esto es un pecho...! ¡Un pecho de mujer!


Lo que, es más, ¡es enorme...!


Empujando mi cabeza fuera de él, vi la alta figura de una oni femenina...


“¿?”


...como pensaba...


¡Yen me miró con una expresión curiosa...! Por alguna razón, llevaba una blusa de traje marinero en colores blanco y azul.


En mi mano izquierda, todavía estaba agarrando su pecho derecho con fuerza.


Pero, pese a la ruda acción, ahora sé con certeza que era una mujer.


A pesar de lo musculoso de su cuerpo, sus pechos son suaves. No importa cuán planos sean, habiendo tocado los de Aria, los pechos de una mujer son, por encima de todas las cosas, siempre suaves.


“... ¿Tohyama?”


“¡L-Lo siento!”


Nervioso y en estado de shock, me alejé de Yen, pero... antes de que me diera cuenta, Sarah se había ido.


En la habitación donde Sarah había escapado...


(...¿?)


Aproximadamente la mitad del fuselaje del Fugaku fue ocupado por una gran sala de banquetes. No había particiones hasta la sección de la cabina, y sólo unas pocas columnas apoyaban el soporte estructural.


Bajo los pies, había un colorido estilo africano tejido de láminas en verde, amarillo y rojo.


“T-T-Tohyama… Cabrón... Pero qué envidia... no, ¡¿Qué le estás haciendo a Yen-nee-sama...?!”


Levantándose para proteger a Sarah, Tsubaki frunció el ceño con los ojos inyectados en sangre.


Aún con el mismo uniforme de traje marinero de color oscuro, sus hombros temblaban de rabia por alguna razón, y mostró sus colmillos.


Todavía estando en contacto conmigo, Yen-nee-sama...


"¡Es Tohyama! Este es Tohyama, ¿no es así? Lo vi colgando como un inusualmente grande tasset(57) de Aria que estaba en vuelo... Nunca, nunca podría haber esperado que abordara el Fugaku. ¡Esto es realmente increíble! ¡Wahaha!"


Golpeándome vigorosamente en el hombro... ella se rió.


Pensé que estaba enfadada, pero parece que está de buen humor.


Comprendí la razón muy rápidamente. Apestaba a alcohol. Y no solo ella, toda la habitación.


Hay varios cojines de cuero con hojas doradas dispersos por la habitación y alrededor de ellos, se esparcieron botellas de sake Ouzeki de una taza y envases Daigoro. También había enormes copas de sake bermellón.


Esas son cosas que Yen y los otros onis deben haber bebido y desechado.


Tsubaki tenía una licorera de whisky bajo el brazo, y en cuanto a los otros... había un oni más dentro de una olla de barro gigante con sólo la mitad de su cabeza y copas mostrándose... En el borde de la olla, había una botella de brandy.


(¿Estaban teniendo una fiesta de bebidas... todas ustedes?)


En la cabina de dos asientos, las gemelas, el piloto y el copiloto, parecían chicas de secundaria con faldas cortas. Daban vueltas alrededor y tenían botellas de sake en la boca. ¡Qué horror! El Fugaku está siendo operado influenciado por su estado.


Y más atrás… estaba Habi.


La pequeña oni se colocó en un gran trono demoníaco situado cerca de la sección de la cola.


A la espera de otros oni que desempeñaban el papel de damas de la corte, la oni de escuela primaria que miraba, llevaba un uniforme de traje de marinero y yacía de espaldas bebiendo una botella de sake en un barril de Daigijjou...


Detrás de ella había un hacha y un enorme globo terráqueo blasonado en el respaldo de la silla.


Incrustadas y sobresaliendo del globo, había dos banderas diferentes...


En una estaba el estilizado carácter [無](58)… ¿dentro de un emblema familiar japonés...?


Se veía como un corte transversal en un melón. Pero no era un corte transversal ordinario, era una versión de cinco segmentos. Era un poco extraño.


“El gusto de nuestra Señora en cuanto a la ropa es refinado. Es su ropa favorita para caminar por las calles de Japón disfrazada de estudiante, y ella nos ha otorgado esta vestimenta. Sin embargo... lo ha hecho desde el principio.”


Sonriendo, Yen estudió mi ropa a quemarropa.


“¡Y-Yen-nee-sama! Por favor no acerque su rostro tanto a un hombre como este. Te contaminarás.”


Nerviosa por alguna razón, Tsubaki me llamó contaminante. Qué grosera.


Verdaderamente las mentes de estos oni no pueden ser comprendidas...


Todas en la fiesta habiendo bebido alcohol se miraban bastante relajadas. No parece que quieran rodearme.


Lo que, es más, con todas ellas y solo yo, abrir fuego con mi arma no es buena idea.


Aprendí como resultado de mis pruebas preliminares en los Países Bajos y en la tienda de conveniencia, que, si me enfrento directamente con Yen por tercera vez y con Tsubaki por segunda, con las probabilidades de 3 contra 1, perderé.


Si las separara, las posibilidades de ganar se elevan a un 22%, pero juntas las probabilidades pintan un cuadro desesperado. Además, hay otros oni alrededor, y su líder Habi no puede dejarse de lado. Aunque sea pequeña, sería una experiencia dolorosa hacerla ver suave como la que experimente con Son.


Así que, con el fin de preservar este estado de ánimo amistoso, dije...


“Habi. He venido a regañarte un poco.”


... Traté de abrir negociaciones por el importante artículo que poseían y que no pude recuperar por la fuerza.


“¿Huh?”


Sospechaba que mi intención no estaba clara, y Habi-chan...


La vi rascarse el pelo rojizo de bronce que tenía flores frescas dispuestas en él. Estaba borracha.


“Es inaceptable. Quitarle algo al cuerpo de una mujer y luego huir.”


“¿Qué quieres decir? Habi no lo entiende.”


Parece que no lo ha entendido. Su japonés no es tan bueno.


“Me refiero al karagane de Aria. ¿Lo recuerdas? Fue el 1 de octubre del año pasado, en Tokio, en la Isla Vacía, se lo robaste a Aria.”


“Hmm.”


Mirando hacia arriba y hacia el otro lado, tocó con un dedo sus labios rosa cereza en un gesto de reflexión...


“¡Oh!”


Parece que lo recuerda.


Sonriendo y exponiendo sus colmillos, se volteó hacia mí.


“Bien, Habi. Aria es mía. Eso significa que cualquier parte de Aria es mía también. Así que has robado algo de mí.”


Mencioné establecer una posición en igualdad de condiciones en las negociaciones...


Con un * ¡Shing! * una katana con una línea de temperamento azulada fue dibujada. Sucedió demasiado rápido para que me diera cuenta.


“A pesar del hecho de que esto es un banquete abierto, él presume mucho. Estás en presencia de Habi, la Señora Demonio del Sexto Cielo. Muestra el debido respeto.”


En ese momento, Tsubaki sacó su espada y se colocó entre Yen y yo.


Pero este tipo de amenaza es algo que ocurre todos los días en la Preparatoria Butei. Por eso no fui afectado por ella.


¿Señora Demonio del qué? Eso suena como una especie de título grandioso, diseñado por una pandilla de bousouzoku.


“Entonces, Kinji. ¿Qué vas a hacer?”


Habi me instó de nuevo.


“Devuelve el karagane.”


Presenté mi primera demanda.


Entonces... las damas de la corte que habían estado abanicando a Habi y masajeando sus extremidades se pusieron rígidas.


A pesar de que no parecían ser del tipo luchador como Yen o Tsubaki...


Cada una de ellas se movió para actuar como escudos de Habi con sus cuerpos.


“Tohyama. Está dentro de Habi-sama, en su Onifukuro(59). Por tus palabras, ¿quieres decir que le harás daño a Habi-sama?”


Yen rebajó su voz, y todo su buen humor se fue...


Algo importante acaba de suceder, pero no puedo irme en este instante.


Yen justo acababa de darme cierta información valiosa. Así que el karagane estaba dentro de Habi… ¿Huh?


Presionaré un poco más. Incluso si no gano nada ahora, si sigo presionando en la negociación, podría acercarme más al corazón del asunto y poder usarlo en su contra.


“Onifukuro, Ikebukuro, no lo sé, pero escúpelo de una vez. ¡No es comida!”


Le dije a la Señora de los Demonios delante de mí...


“... Habi-sama. Ordéneme que lo someta. Su comportamiento es intolerable.”


Como un estudiante que te delataría con el profesor, Tsubaki imploró a Habi.


“¡Ah! Entonces Yen, pelea. No quiero ver a Tsubaki pelear. Eso no sería divertido para Habi.”


Habi emitió esa orden, nombrando a Yen en lugar de Tsubaki.


“... Como ordene.”


Yen respondió al instante, y su estado de ánimo de borracha desapareció.


“Yen-nee-sama...”


“Tsubaki, retrocede. Si fueras a luchar contra Tohyama, podrías resultar herida de alguna manera. No deseo ver que eso suceda.”


Yen dijo y giró su cara de buen aspecto hacia Tsubaki.


Entonces Tsubaki, que había estado tratando de cortarme hasta ahora, aparentemente entristecida por Yen... enfundo su espada, y se movió rápidamente para arrodillarse junto a la pared. Como pensaba, Yen tiene una posición de mayor rango, y escucha lo que Yen dice.


“¡Sí! ¡Sí! ¡Yen, pelea! Toma la cabeza de Tohyama. Quiero usarla para una taza de sake. ¡Ahaha!”


Habi aplaudió con sus manos y pisoteó el suelo para incitar a Yen.


Cuanto más miro a Habi de cerca...


Sería un oponente difícil con el que tratar. Riko y Jeanne, Vlad y Hilda, Patra, Sherlock, las hermanas Koko, G-3... Cada uno de ellos era diferente en cultura y especie. Además, no fueron capaces leer mis pensamientos.


Mi objetivo final y meta general es simplemente reclamar el karagane...


Métodos ordinarios no serán suficientes para reclamarlo.


Pero ahora tengo que lidiar con Yen frente a Habi. Es también una forma de castigar al principal infractor en el robo de la tienda.


Afortunadamente, enfrentándome a cada uno de ellos individualmente, tengo la oportunidad de reducir su fuerza de combate.


Lo que haga después de derrotar a Yen... depende de lo que pase.


“... ¡Quien se caiga del Fugaku pierde!”


Declarando una regla diabólica, Habi la oni declaró felizmente.


No hay ningún plan aquí. Si pierdo, mi cráneo será vaciado. Eso sería un problema.


“Entendido. Acepto. Pero si gano, me devolverás el karagane.”


Incluso si gano, no sé si va a ser fácil de recuperar, pero parece que es lo mejor que se puede hacer en esta situación de desventaja unilateral...


Entonces, habiendo mantenido una distancia apropiada de mí todo el tiempo, Yen se giró para mirarme, y yo la miré...


Sintiéndose como un personaje en un juego de lucha, sorprendentemente, el uniforme de traje de marinero le quedaba bien…


Es enorme. Pienso eso, no importa cuántas veces la haya visto. Incluyendo sus cuernos, mide 190 centímetros de altura.


“... Si tu deseo es fuerte, se cumplirá. El poder es la única cosa en el mundo que importa.”


Yen afirmó sin rodeos, sabiendo que yo quería el karagane de vuelta más que nada.


¿Es ella una defensora del poder absoluto? He sostenido lo opuesto en contra de Hilda, pero parece ser la regla general entre los oni.


Yen me miró fijamente, y yo le devolví la mirada.


Es un desafío de miradas...


(¡Oh! Ella es aterradora. Como esperaría de un oni.)


Como si de repente llegara a una conclusión, Yen levantó una ceja.


"Si tuviera que decir que me recuerdas a alguien, sería a un gobernador provincial de Settsu(60)... No, tú eres realmente como él. Como dos guisantes en una vaina."


"¿Gobernador provincial?"


“Mi antepasado, Sakanomu-sama(61), fue rival del Señor Yorimitsu del Seiwa Genji(62). Sí... eres como él. ¿Podrías ser un pariente lejano del Señor Tohyama Kinshirou Kagemoto(63)?”


“...Oh, ¿crees que Kagemoto podría ser mi antepasado?”


“¡Wahaha! En efecto. El Señor Katou debe haber entregado el hijo secreto del Señor Yorimitsu al Señor Yoriyoshi para su protección, parece ser(64)


Yen tenía algún tipo de fijación con esta persona... Ella acaba de decir "Señor Katou"... Debe referirse al general Katou Minamoto, el antepasado de la familia Tohyama de Kamakura en el período Heian. Sé que el clan Minamoto luchó por Genji, pero ¿está diciendo que estaban realmente relacionados?


“Yorimitsu luchó contra Sakanomu-sama y aquellos que no se inclinaron ante el Emperador de Yamato, y tú has subyugado a Dracuria(65) y al Rey Mono de Kowloon. Pese a estar separados por mil años, el destino es el mismo. Verdaderamente los gemelos del destino son extraños.”


Como un niño... Yen se rió...


“Comenzó con 2 padres, luego se convirtieron en 4 abuelos. Luego 8, 16, 32, 64... El número de ancestros crece exponencialmente. Retrocediendo mil años, el número se vuelve astronómico. No puedo adivinar si alguien en ese número era un enemigo de tus ancestros. ¿Qué quieres que te diga?”


“No. No es tanto una cuestión de palabras, sino de venganza. ¿Verdad, todos?”


Yen se dirigió al resto de los oni, y...


“¡Aye!”


“¡Sí!”


Lloraron golpeando sus botellas de sake en las mesas y estampando sus pies mientras causaban un alboroto.


Parece que he sido elegido como el villano en este escenario.


Incluso Sarah me abucheó desde donde estaba. Eso probablemente no tiene relación, aunque...


“… Nosotros los oni somos de origen variado, y a diferencia de los humanos, no tenemos en cuenta el matrimonio para determinar nuestros parientes. Por lo tanto, nadie considera a nadie en particular como sus padres. Consideramos a todos los que vinieron antes como padres, y a todos los que vienen después como hijos. En términos humanos, si alguien lucha contra nuestros padres, ellos son nuestros enemigos predestinados.”


“Bueno... me gustaría preguntar entonces, por razones simplemente biológicas, ¿cómo dejan los oni su descendencia? Veo que todas ustedes son mujeres aquí...”


“Todos los onis rojos nacen hembras. A los 18 años, los onis son considerados adultos, pero después de 18 años no cambian mucho en un largo período de tiempo hasta sus últimos años. Sólo los onis particularmente hábiles en la batalla son capaces de cambiar de sexo y dejar atrás muchos niños antes de morir.”


(... ¡I-Increíble! Una especie protoginosa, ¿eh?)


Ya he visto ese tipo de estrategia de supervivencia aplicada en algunos casos antes. Recuerdo clases sobre ello en peces como el wrasse, el pez loro y pez de arena.


Mirándolos, podrían ser una rama especializada de la humanidad...


Lógicamente, es una estrategia poderosa.


De acuerdo con lo que dijo antes, sólo los que tienen una alta capacidad de lucha son capaces de convertirse en machos y dejar atrás descendencia.


Esto aseguraría que sólo se transmitieran los genes fuertes portadores de esos rasgos, y después de varios ciclos, las generaciones posteriores seguirían fortaleciéndose. Me di cuenta de que este sistema sólo permitía familias conformadas de miembros fuertes.


No puedo estar seguro de que los Sakanomu fueran los verdaderos ancestros de Yen, porque con criaturas tan longevas en una cultura promiscua, no se sabe quiénes son exactamente sus padres y terminan respetando a todos sus ancestros.


Si realmente fueron asesinados por Yorimitsu, entonces verían este enfrentamiento entre sus descendientes, en términos humanos, como una "condenada confrontación transgeneracional". Esa es su cultura.


“Bajo el antiguo sistema de cálculo de edades, yo tenía 5 años cuando vi al Señor Yorimitsu derribar a Sakanomu-sama desde la sombra de un árbol.”


Con un * ¡Whish! * Yen se cerró en...


El alcance era prácticamente nulo.


Entonces sacó el pecho, colocó sus manos en las caderas, cuadró los hombros y separó los pies en una postura audaz.


“El Señor Yorimitsu usó dos técnicas secretas pocas veces vistas para matar a Sakanomu-sama.”


“Bueno, eso hace que no sea algo raramente visto, ¿no? Si lo viste, y te dejó en paz.”


Prácticamente mirando hacia arriba, continué contemplando a Yen.


“Nay. Captar la técnica del Señor Yorimitsu por observación no era posible para un niño. Menos que la entendiera.”


Huh. Aunque es un sobrehumano que mata onis, Yorimitsu fue una vez también un niño.


Así que dejó ir a un niño oni. Gracias a eso, siglos después, se convirtió en mi gran problema.


“Teniendo mi vida perdonada por un humano, me ha hecho llevar una vida de vergüenza. Esta noche, purgaré esa vergüenza.”


Su kanabou Kongourokkaku no estaba en su mano.


Estaba abandonado cerca del lugar donde había estado sentada y bebiendo.


Después de inspeccionar el área, dije:


“¡Oi, Yen! ¡Apúrate!”


Bebiendo sake, Habi le tiró huevos...


“Como desees.”


Devolviendo esas pocas palabras, Yen...


“... Rakshasa(66)


Tan pronto como ella dijo eso... * ¡Whooooomph! *…


Desde un punto muerto, dio un golpe con la palma de la mano abierta.


Golpeó el centro de mi pecho con su palma con suficiente fuerza para hundirlo.


Esta fue la primera vez que me dio una señal de un ataque serio.


Mi Kikka carecía de la velocidad necesaria para evitarlo...


(... ¡Uff...!)


... Me di cuenta de que, por un breve momento, mi corazón se detuvo.


... Mis pulmones también lo hicieron.


El corazón y los pulmones se detuvieron simultáneamente.


Pero después de ese golpe, sigo en pie.


(... ¡sería una muerte cardíaca repentina...!)


…¡!…


... * ¡Thump! *...


Entonces usando [Kaiten(67)], hice un desfibrilador improvisado...


…¡!…


“… ¡Huff!.. huff, huff...”


Mientras caía de espaldas un paso, usé la misma técnica que había usado en los Países Bajos cuando morí para reiniciar el latido de mi corazón. Entonces mi respiración volvió a la normalidad.


Eso fue peligroso.


En ese instante, morí.


Justo ahora... Fue una técnica de muerte de un solo golpe.


Algunos niños mueren repentinamente durante el béisbol proactivo después de ser golpeados en el pecho con una pelota, porque si un pecho humano sufre un impacto no penetrante en un ángulo, alcance y potencia determinados... el choque resultante causará una arritmia cardíaca fatal debido al desarrollo de un [choque concusivo al corazón] deteniéndolo al instante.


... Rakshasa es un ataque de empuje que intencionalmente causa este efecto.


Luego, a medida que el exceso de energía se disipa en el abdomen, los pulmones dejan de funcionar.


Dicho simplemente, es: [una técnica que detiene el sistema cardiopulmonar de tu oponente].


Puede parecer bastante tosca, pero en realidad requiere una habilidad considerable. Es literalmente una técnica de matanza instantánea.


Pero esta no era la primera vez que moría.


Sin embargo, si eres golpeado por una técnica de matanza instantánea, no hay posibilidad de ser revivido. Como un personaje de videojuego, cada vez que eres golpeado por ella, es un Game Over.


Sin embargo, compararme con un personaje de videojuego por necesidad, era algo que odiaba...


Pero me di cuenta de que había cambiado a Modo Histeria Agonizante.


(Yen. Has matado a tu oponente. Pero si sigues matándome, sólo me haré más fuerte. Así que realmente no deberías matarme más.)


Viéndome revivir, los ojos de Yen se abrieron mucho, y después de haber retrocedido, ahora avancé...


“... ¡Rakshasa…!”


Mi Modo Histeria Agonizante mejoró la visión habiendo entendido completamente la técnica, y le devolví el ataque imitado sin dar ninguna advertencia.


... * ¡Thump! *...


Arremetí con la palma de mi mano derecha, golpeando el esternón de Yen, apuntando el ataque a alcanzar su corazón...


La sensación sin embargo…


Era completamente diferente a golpear la carne humana. La dureza y el peso fueron como golpear un neumático gigantesco de esos camiones usados para transportar mineral. Las fibras musculares de un oni deben ser más densas que las de un humano. A pesar del hecho de que sus pechos son tan suaves.


Mientras golpeaba, parecía que mi ataque era ineficaz porque la armadura muscular de Yen protegía su corazón y pulmones de ser detenidos…


“... ¡Hmm...!”


Para evitar vomitar el alcohol de su estómago, Yen apretó su boca formando una línea recta y dio marcha atrás... un paso, luego dos pasos.


Viendo eso:


“¡Waa!”


“¡Yen-nee-sama!”


El otro oni en el avión gritó... excepto por Habi que se reía... y hubo un jadeo de sorpresa. Tsubaki se puso de pie, cubriéndose las dos manos después de gritar.


Parecería ser algo inusual ver a la imponente Yen presionada hacia atrás.


“¿Qué es tan sorprendente? Todo el mundo es rechazado.”


Mientras miraba fijamente a Yen, respondí al otro oni que parecía irrazonablemente molesta...


Mi Rakshasa fue ineficaz. Lejos de causar un paro cardiopulmonar, ni siquiera perdió el aliento.


Estampando su pie y ajustando su balance, Yen...


“Puedes hacerlo, ¿eh?”


“Puedes hacerlo mejor.”


Intercambiamos esta breve conversación.


“...Ese Rakshasa fue una de las técnicas que el Señor Yorimitsu usó para matar a Sakanomu-sama. ¿Fue transmitida a ti?”


“No, no la aprendí. Supongo que eso significa que no soy descendiente de esa persona entonces, ¿verdad?”


Había retrocedido un paso, y Yen había retrocedido dos después de haber robado esa técnica para tratar de terminar la pelea, pero...


Esto fue lo que pasó. Yen tomó una postura una vez más y estaba llena de energía. Los otros oni se movieron para prepararse para apoyarla.


No puede ser usada contra un enemigo humano, así que esa técnica es inútil para cumplir con la Ley Butei.


En cualquier caso, te acosaré hasta que me muestres otra técnica que pueda usar para ganar.


“... Mi próximo Rakshasa, te matará. Sólo necesito ajustar la potencia detrás de él.”


Hice una finta utilizando Rakshasa para derribar a Yen, pero... en respuesta a esa amenaza:


“No le temo a la muerte. Hay muchos oni en el infierno.”


La amenaza no era una amenaza en absoluto.


“Ya veo.Bueno, entonces, lo siento. Esa fue una finta. No deseo dañar a una mujer.”


“En realidad, no disfruto de la destrucción de la vida. A pesar del hecho de que es el deber de los oni aumentar los números en el infierno. Sin embargo, tú eres un caso diferente. Si tu nombre se añadiera a la [Lista de los Muertos], complacería a los demás aquí.”


¡Ah!


Parece que son cazadores de cabezas para el infierno que es simplemente otro mundo.


Desde el principio, la expresión del Yen había sido oscura, pero ahora, incluso más oscura, Yen...


“Ahora bien... Lo que se estableció en el mar, hagámoslo en los cielos...”


Luego, recogiendo su kanabou Kongourokkaku, lo sostuvo a su lado derecho.