• Kurogane

Hidan no Aria Vol.17 - Capítulo 03

Actualizado: 6 de jun de 2020






Capítulo 03: Los ninjas tienen tiempo libre.


[START]


Aria fue hospitalizada en un Instituto de Medicina en Shirokanedai, un gran edificio de 8 pisos.


Estando rodeado por una gruesa arboleda le daba un aire de exclusividad.


Traté de hacer una visita al hospital... pero cuando llegué a la recepción, no pude ni acercarme después de que me dijeran: “No se permiten visitas”.


Mientras fingía comprar en la tienda de conveniencia en el primer piso, comprobé la ubicación de los ascensores y las escaleras...


(Puedo subir a las habitaciones de los pacientes del séptimo piso, pero...)


No fui porque tuve una sensación extraña.


Por lo que había escuchado, la Amica de primer año de Aria, Mamiya Akari, que la respeta en un grado extraordinario, se había apresurado a ir al instituto médico antes que yo...


Después de ser rechazada en la recepción, intentó pasar furiosamente como una tormenta, pero fue expulsada por unas mujeres vestidas de traje. Ambas eran caucásicas.


Cuando la echaron, Mamiya tuvo la oportunidad de arrebatar uno de sus prendedores de solapa que tenían la forma del círculo roto de la insignia del Ministerio de Asuntos Exteriores.


(Así que el Ministerio de Asuntos Exteriores está involucrado.)


Parece que la VIP Miss Aria, estaba siendo obligada a descansar. Las mujeres que Mamiya había visto eran probablemente agregados militares. Sin la cooperación de la embajada británica de Tokio, ni siquiera un Butei podría entrar.


Al menos no por medios ordinarios


Vendré de nuevo, pero necesitaré infiltrarme.


Siendo ese el caso, no sería bueno que conocieran mi cara.


Razonando eso, regresé a la Preparatoria Butei...


Me acerqué a Riko y le dije: "Necesito que hagas algo por mí. Extraoficialmente."


En la cafetería después de las clases, esperé en la brisa fresca tomando café.


Con un aleteo, una hoja fue llevada por el viento.


“… Fuuma Hina, a su servicio.”


Mi Amica apareció de algún lugar e inclinándose en una rodilla con su pelo en una cola de caballo.


Como una descendiente de ninjas, pensé en pedirle a mi Kouhai en LEZZAD, consejo sobre cómo infiltrarse en el hospital...


“Me complace servir el papel que me asigné el maestro una vez más. Me dedicaré enteramente a este propósito...”


“Tu saludo es aceptable, levanta la cabeza y ponte de pie.”


Aunque no pude ver el interior porque estaba mirando hacia abajo, ella estaba arrodillada en una falda corta.


Llevaba algo así como una bufanda que ocultaba su boca y la parte inferior de su cara... ...pero por sus rasgos, podría confirmar que será una mujer hermosa en el futuro. Como una chica de un shojou manga, sería descrita por la línea: “¿Eh...? ¡Eres sorprendentemente linda!”.


Debido a ese pensamiento, nunca estuve más en guardia.


“Mi infiltración fue frustrada. El instituto médico, especialmente el 7º piso en el que se encuentra la habitación de Aria-san, estaba bajo estrecha vigilancia. Un grupo de 4 guardias británicos y japoneses están permanentemente apostados allí.”


Uniendo sus piernas debajo de ella y poniéndose de pie, Fuuma entregó su informe de inmediato.


“¿4, dices? Si ese es el caso, cubrir los puntos ciegos de cada uno, hará que sea difícil superarlos.”


Siendo así, sería difícil escabullirse sigilosamente. ¿Cómo puedo entrar entonces?


“Hay otro asunto curioso. A pesar del hecho de haber recobrado la conciencia, no se ha acercado a nadie. Añadiendo la intervención curiosamente precipitada del Ministerio de Asuntos Exteriores, da la impresión de estar bajo arresto domiciliario. De lo contrario, ella misma se habría puesto en contacto...”


...así que deben estar secuestrándola.


La Agencia Butei de Londres, ha querido beneficiarse de la habilidad de Aria para cazar criminales desde el principio. Tal vez quieren que el nombre [Holmes] infunda miedo en el corazón de cada criminal. Sin embargo, a raíz del juicio de Kanzaki Kanae, quizás pensaron que tener tal activo arraigado en un solo lugar, sería una pérdida nacional.


“Si me permite hacer la humilde sugerencia, no tome una acción precipitada. Si el enemigo es alertado, entonces podrían fortalecer las defensas alrededor de Aria-san moviéndola a un lugar aún más inaccesible.”


“Estás en lo cierto, pero entonces, ¿qué hago?”


“Los ninjas tienen tiempo libre donde los guardias no lo tienen. En comparación con los infiltrados que pueden esperar hasta el momento oportuno, los guardias deben estar constantemente vigilantes. Si se les da bastante tiempo, incluso los mejores guardias terminaran cansados, creando una abertura. Cuando eso sucede, esperando ocultos en el interior del hospital, podrían aprovechar la apertura.”


“Una estrategia de emboscada al acecho, ¿eh? Pero si permaneciera dentro del hospital todo el tiempo, podrían sospechar algo. A menos que estés sugiriendo que me disfrace de médico o algo así...”


“No. Si me permite el atrevimiento, su forma de actuar es demasiado al azar, y en absoluto corresponde a la de un médico.”


Eso es bastante grosero, ¿sabes?


“Bueno, entonces, ¿qué sugieres?”


Pregunté y crucé mis brazos tomando una expresión pensativa. Luego Fuuma respondió…


“¡Empleado en una tienda de conveniencia!”


... ¿Qué...?


Había una Convenience 9(41) dentro del primer piso del instituto médico. Era frecuentada casi exclusivamente por pacientes y visitantes.


De acuerdo con la investigación de Fuuma, un empleado varón se había ido recientemente, y buscaban contratar a un trabajador a tiempo parcial.


El plan de Fuuma era usar la tienda de conveniencia como un escondite...


Después de escuchar el plan a detalle, era claramente una buena idea. Además de eso, debido a las leyes de protección de la privacidad, la información personal y los datos de los trabajadores a tiempo parcial no pueden ser compartidos con nadie. Mi verdadera identidad no sería revelada al hospital.


Siendo el caso, tomaré la sugerencia de Fuuma y trabajaré a tiempo parcial en la tienda de conveniencia esperando mi oportunidad. Entonces, aunque Aria esté hospitalizada o aislada, me pondré en contacto con ella.


Pero Fuuma también tenía una advertencia para mí...


Cuando se trata de Aria, tiendo a actuar precipitadamente.


Como su pareja, es natural y esperable, pero en este caso sería un grave error.


Así que tendré que mantener la calma.


El acto real de infiltración es un juego de niños, aunque…


Ya me he infiltrado en un instituto de élite como un estudiante y en una compañía de informática como mayordomo del presidente. Este es sólo un trabajo en una tienda de conveniencia. Para un estudiante de Preparatoria ordinario, el trabajo debería ser fácil.


... Y usando las gafas con montura negra que Fuuma había obtenido como un disfraz minimalista… me convertí en la imagen perfecta de un perdedor total. Se ajustaban bien a mí, las gafas, es decir.


Unos días después, me dirigí hacia la Convenience 9, solo que...


Antes de entrar, pensé que el interior estaba un poco desorganizado. La mercancía estaba exhibida al azar, y se miraba como si la tienda no hubiera sido limpiada a fondo. El trabajador debe haber organizado solo lo que era fácilmente visible.


Tras decirles que estaba aquí para una entrevista, me llevaron al fondo y me sentaron en una silla plegable...


(Así que así es como es al otro lado de la caja. Esta parte de la tienda sirve como área de almacenamiento.)


Siendo esta mi primera vez en la parte trasera de una tienda de conveniencia, mi interés despertó...


El gerente de la tienda frente a mí, revisó mi currículum, pero parecía totalmente desinteresado.


Con una cara larga y ovalada, ropa llamativa y más joven de lo que esperaba, el gerente Kowada dijo:


“Hmm… un chico, huh…”


A pesar de que estábamos en un centro médico, estaba fumando mientras se quejaba para sí mismo. Se miraba muy aburrido.


Pero cuando una chica en edad universitaria entró y dijo: “¡Jefe! ¡El tipo dragón está fuera!” y le mostró el juego del móvil en su pantalla, él sonrió y dijo:


“¡Oh! Espera un momento.” y mostró una expresión más amable.


“Tokio Bu... ¿Preparatoria? No conozco esa. ¿Así que eres un estudiante de preparatoria?”


“S-Si”


Gracias a Dios. No sabía cuán extensa sería la verificación de antecedentes, así que escribí todo bien. Sin embargo, parece que va a ignorarlo.


O, más bien... ¿es que en realidad no puede leer el carácter "tei" en Butei, Sr. Gerente?


“¿Alguna vez has hecho otro tipo de trabajo a tiempo parcial? ¿Tienes alguna experiencia en ventas al por menor?”


“He hecho trabajos de seguridad e investigación... pero no tengo experiencia en ventas al por menor.”

“Huh. Bueno, te ves lo suficientemente fuerte... Y el OFC(42) me ha estado molestando últimamente...”


El gerente Kowada continuó mezclando la jerga de la venta al por menor y me preguntó qué días y horas estaba disponible durante la semana.


Ya que tenía la intención de vigilar el hospital, le dije al gerente que podía ir por la noche hasta el turno de medianoche todos los días, y eso parecía causarle una buena impresión.


"Bien entonces, ven para el turno de mañana. Tienes que estar aquí 10 minutos antes, sin excepciones, para hacerte cargo de la tienda, ¿entendido? Mientras estés en entrenamiento, recibes tres cuartas partes de la paga."


Apagando su cigarrillo, me contrató.


Es una suerte que las leyes laborales se revisaran para permitir a los estudiantes de preparatoria, trabajar a tiempo parcial hasta tarde en la noche.



*************************************************



Poniendo mi uniforme prestado sobre mi uniforme antibalas de la preparatoria Butei, me presenté a trabajar en Convenience 9 al día siguiente.


Primero, el trabajador a tiempo parcial más veterano me enseñó lo básico de la tienda: cómo etiquetar y poner precio a la mercancía, cómo almacenar y exhibir la mercancía, cómo embolsar las compras de los clientes y cómo barrer y limpiar la tienda.


Pero luego...


Después de mostrarme muchas cosas el primer día en una sucesión tan rápida... me encontré incapaz de recordarlas todas. Es más, sólo me dieron una breve explicación de cada una de ellas. Y porque mi memoria es normal...


“Uh... el terminal portátil... ¿Así es como se llama? ¿Dónde está almacenado?”


“¿Eh? Justo acabo de decirte.”


Sólo dime!)


Eso es lo que quiero decir, pero el gerente se retiró a hacer el tonto a la parte de atrás y dejó mi entrenamiento a la estudiante universitaria, así que por supuesto me vi perjudicado.


Pero si me enfado, echaré aún más de menos la explicación inadecuada que recibo.


Ni siquiera puedo aprender si no obtengo una mala explicación, no obstante, dije:


“B-bueno... ¿podría decirme otra vez...?”


Dije en voz baja y tensa.


“Eres un chico grande, ¿no? ¡Piénsalo por un minuto!”


Pero... dices que lo piense, pero nunca he hecho algo así antes, así que no puedo empezar a adivinar.


Dándome por vencido, comencé a mirar alrededor del área de la caja registradora y a abrir cada uno de los cajones uno por uno.


En orden de prevenir la descarga accidental de un arma que podría estar en un cajón, tomé el hábito de comenzar a abrir un cajón lentamente en la preparatoria de Butei... pero la otra trabajadora a tiempo parcial me gritó.


“¡Imbécil!”


Al agarrar rápidamente el terminal portátil, lo estrellé contra el cargador que estaba escondido en uno de los estantes.


“Lo siento...”


Dije con una voz apenas audible.


Después de haberme enseñado a hacer varias tareas, parece que la estudiante universitaria trabajadora se iba a tomar un descanso.


Escuché los gritos agudos de los otros trabajadores a tiempo parcial diciendo cosas como:


“¡Divertido!”


“¡Súper divertido!”


Fue atraída por el popular cuarto trasero de los gerentes.


Es decir... excepto el gerente, todas las trabajadoras son hermosas universitarias con mucho maquillaje, descontando sus personalidades.


Por lo que observé durante la entrevista, esto debe ser cosa del gerente... pero, personalmente, es un poco inconveniente.


(Puede ser un poco más difícil de lo que pensaba. Trabajar en una tienda de conveniencia, es decir...)


Sin embargo, no tengo tiempo que perder...


Empecé a poner las cosas en orden y a enderezar las cosas dentro de la tienda, limpiando el suelo mientras estaba atento a los clientes, prestando atención y estando en la caja registradora antes que ellos, recibiendo el pago por sus compras de revistas nocturnas... evitando mis ojos de los temas adultos... organizando la vitrina...


Empecé a notar un patrón en el trabajo repitiendo las mismas tareas.


Siempre que estuviera aquí, las otras trabajadoras apenas hacían algún trabajo.


Empujando todo tipo de trabajo sobre mí, mientras todas ellas jugaban con el gerente. Era como si Nakasorachi me obligara a barrer el edificio de CONNECT. Era como una especie de horrible fábrica de explotación.


Ahora lo entiendo. Trataron al hombre a tiempo parcial antes de mí de esta manera también, y por eso lo dejó.


Pero yo soy quien les dio la oportunidad de explotarme. Cuando estoy frente a ellas, estoy tan asustado de entrar en Modo Histeria... que ni siquiera puedo verlas a los ojos, y empiezo a buscar a tientas las palabras. Incluso con las clientas, mi comportamiento tenso y nervioso es evidente.


Como resultado, fácilmente llegaron a la conclusión de que yo era: [una persona tímida].


Debido a eso, me quedé aislado, y esa es una buena forma de hacer que alguien haga algo.


Ahora, y más tarde, harán que yo haga su trabajo también.


Las cosas, sin embargo, serían absolutamente desesperadas si mi Modo Histeria se activara. Mi condición crónica causa todo tipo de problemas de comunicación interpersonal.


Desafortunadamente, no hay forma de curarme del Modo Histeria.


Si consigo un trabajo normal en el futuro...


Será así, ¿no?


No podré trabajar libremente en un trabajo normal, ¿verdad?


Maldita sea. ¿Por qué hay lágrimas en mis ojos? ¡No puedo llorar en el trabajo! ¡Especialmente no en un trabajo de atención al cliente!


No puedo ser despedido.


Tengo que quedarme. No he conseguido encontrar la apertura en las defensas de mi enemigo para llegar a Aria.


Aguanta. Aguanta, Kinji.


Tengo que mirar con objetividad a la hora de aguantar este trabajo. No hay ningún trabajo existente que no venga con algún tipo de dolor. Hay cosas en el mundo que son más difíciles que otras.


Pero eso no debería ser un impedimento. Ahora mismo, tengo que aguantar este trabajo...



*************************************************



Mi turno es extraño por el hecho de que soy el único que llega temprano, y soy el único que termina quedándose hasta tarde.


El [margen] entre mi turno y el siguiente ha ido creciendo cada día. Hoy, trabajé más de 30 minutos de tiempo extra sin paga.


Lo que, es más, la estudiante universitaria que trabaja en el turno anterior no es el tipo de persona que hace una correcta entrega de turno. Parecía que siempre había delegado su trabajo a otra persona y nunca había hecho el suyo propio.


En tales circunstancias, tomé ventaja de la amplia experiencia de Fuuma trabajando a tiempo parcial llamándola para hacerle preguntas... Hasta ahora, siempre me las había arreglado para hacer mi trabajo.


Debido a eso, tuve algo de tiempo libre para mirar alrededor y verificar algunos datos...


Esta Convenience 9 es una tienda perteneciente a una franquicia, por lo que tiene un propietario franquiciado, y ese propietario es un médico aquí en el instituto médico, además de ser el padre del gerente Kowada.


En pocas palabras, el gerente es el hijo despistado del doctor que, debido a su conexión personal, quedó a cargo de la tienda.


Tiene sentido que sea un niño rico si se tiene en cuenta su último modelo de iPhone y su reloj de 500,000 yenes.


A pesar de eso, el gerente era un tacaño, y no me ha subido mi salario por hora después de 80 horas de [entrenamiento].


Finge que lo ha olvidado, pero puede que esté quitándome el extra de mi sueldo. Ese miserable.


Sin embargo, cuando su padre, el médico, vino de visita, tuve especial cuidado de que no consiguiera verme bien la cara, sin embargo...


Cuando el propietario entró, no comprobó en absoluto las cifras de ventas, la presentación de la mercancía o el comportamiento general de los trabajadores. En cambio, entró con una cara sonriente para discutir su reciente compra de un Celsior(43) con el despistado de su hijo.


... ¿No puedes evitar pensar lo mejor de tu hijo? Al final, esto lo convertirá en una persona terrible si sigues criándolo de esa forma.


(Bueno, de hecho, lo es ahora, ¿no es así...?)


Siempre que había trabajo que no quería hacer, o ayudar a los clientes era demasiado para él... dejaba de trabajar por completo y se retiraba a la parte de atrás y jugaba UNO con las empleadas universitarias.


“¡La última ronda merece un castigo! ¡Sera un ataque de cosquillas! ¡Toma esto, y esto, y esto!”


Decía cosas como esas tan casualmente... tocando a las chicas tan audazmente. Tiene que ser popular.


Si fuera un tipo normal, lo llamarían acoso sexual y no lo encontrarían tan divertido, pero lejos de estar enojadas las estudiantes parecían disfrutarlo.


Debido a mi propia condición, no tengo ni un poco de envidia... pero el gerente debe ser muy querido.


Todo porque él era realmente rico y por eso les gustaba.


Dicen que los hombres atractivos no son apreciados, pero por mi experiencia, opino lo contrario.


Los viejos narradores y viajeros de Kansai solían contar que sin [tritón carbonizado(44)] un hombre querido por las mujeres era: 1. Elegante, 2. Guapo, 3. Rico, 4. Hábil en su trabajo, 5. Trabajador, 6. Puro de corazón y mente, 7. Bien hablado, 8. Fuerte, 9. Valiente y 10. De buena reputación.


El gerente tenía el número 3 a su favor. El número 10 casi no era mi fuerza personal, aunque en el Modo de Histeria el número 7 me hacía destacar.


(Uno de estos puntos me va a mandar directamente al infierno...)


Cuando recuerdo las cosas que dije mientras estaba Histerizado, termino deprimiéndome....


“¡Oi! ¡Tohyama! ¡Ve a comprarme unos cigarros! ¡Marlboro! ¡Igual que la última vez!”


“¡E-Esta bien!”


Usándome como recadero, me da la oportunidad de explorar el instituto médico.


Como estamos en un Instituto médico, la tienda de conveniencia no vende cigarrillos, así que una tienda de afuera tiene el monopolio de eso. Normalmente sería difícil enviar a un menor a comprar tal cosa, pero la vieja y senil abuelita que lleva la tienda se los vende a cualquiera.


Me acostumbré a ser recadero de Ranbyou, así que salí tan rápido como pude y me aseguré de coger los Marlboro Menthol Lights...


Usando el poco tiempo libre que gané corriendo, exploré las escaleras del interior del Instituto médico que conducían a las salas de tratamiento de arriba.


Eran las 10 en punto. Todos los pacientes ambulatorios se habían ido hace tiempo. No había posibilidad de encontrarme con alguien.



*************************************************



Para los pacientes y el personal del hospital, la Convenience 9 prácticamente operaba las 24 horas del día...


Pero a medida que el tiempo transcurre hacia la medianoche, el número de clientes disminuye.


Ya me he ocupado de las entregas, he surtido el inventario, he barrido, he cocinado el pollo frito y el manjuu(45)... así que ahora no hay nada que hacer.


Sin embargo, un cliente entra de vez en cuando, así que tengo que estar de pie en la caja registradora sin descanso.


Esto es bastante duro. Mentalmente, lo es.


(Es tan tranquilo…)


Es como las veces que Aria dispara sus armas, Shirayuki y Kaname blanden cuchillos, y Riko lanza granadas. Como cuando me escondo en el armario a prueba de balas hasta que pasa la tormenta provocada por esas chicas. Esa es exactamente la sensación que estoy sintiendo ahora mismo.


Pero al menos ahí podía usar mi celular para navegar por un sitio de noticias de cine o mensajearme con Mutou. No puedo hacer nada de eso aquí en el lugar de trabajo. Aunque las estudiantes universitarias jueguen en sus móviles cuando no hay clientes alrededor.


Cuando el gerente y las chicas salieron del cuarto trasero para conseguir agua caliente para sus tazas de sopa... Se podría decir que la Convenience 9 no es nada tranquila...


... Entonces un cliente no deseado entró en la tienda.


Su mano derecha estaba dentro del bolsillo de su chaqueta con capucha, y masticaba un chicle mientras entraba con arrogancia en la tienda... eran como las dos y media de la madrugada y era una chica pequeña.


Era hermosa con el pelo color yema de huevo y grandes ojos rasgados que atraían la atención hacia ella. Las raíces de su cabello rubio teñido mostraban su color natural, un rico caramelo.


De repente me vino a la mente el apodo que le puso la abuela que dirigía la tienda de afuera: [Ya-chan]. Pero no lo usé ahora, era una ladrona habitual.


“¡Bienvenida a la tienda!”


Estaba en la lista negra de la tienda, pero un cliente es un cliente, así que me volví hacia ella con una sonrisa y un saludo cortés.


Pero ella me ignoró y sacó algo con un * ¡Click! * Era una navaja de bolsillo, y el sonido era el mecanismo de cierre. Por el sonido, podría decir que era del mismo tipo que el que Fujikibayashi compró en línea.


Al ver como la sostenía con dificultad, parece que su brazo izquierdo está roto, y ha vuelto a su mal hábito de robo... Las trabajadoras y el gerente se retiraron al cuarto trasero, dando la impresión de: "Dejémoslo en manos de Tohyama".


No es gran cosa, parece que sólo no quieren tratar con un cliente difícil.


Pero hubo un momento cuando ya no pude oírlos sorber el ramen. Debieron haber estado tomando fotos fijas de las cámaras de seguridad para servir como evidencia del crimen de Ya-chan.


Pero Ya-chan es buena. No hay forma de que las cámaras capten el momento en que ella roba la mercancía. Por cierto, lo que ella roba más a menudo es chicle con sabor a ciruela. Ese parece ser su favorito, y el daño sólo llega a un total de 600 yenes.


La tienda tiene una política en caso de que un ladrón intente escapar: Lanzar una bola de color antirrobo para dejar pintura de color en su ropa y zapatos para que no se hagan los tontos cuando sean arrestados. Estaba escrito en el manual de la tienda.


Pero incluso si la cámara la atrapa esta vez... yo seré el que tenga que limpiar la pintura de color, ¿no?


Así que decidí manejarlo con lo que estaba escrito en la página anterior del manual: [Caminar casualmente por la tienda para disuadir los robos.]


La seguí mientras hojeaba las revistas, miraba con deseo el helado en los congeladores, y abría y cerraba los refrigeradores llenos de café enlatado y jugo... Siempre mantuve una distancia fija de ella mientras realizaba algún tipo de trabajo en la tienda.


Ella es pequeña, así que es capaz de captar sutiles señales...


“¡Augh...! ¿Qué pasa contigo? ¡Dondequiera que vaya, siempre estás en mi camino!”


Ya-chan me agarró de repente por el cuello de mi uniforme de trabajo mientras trapeaba el piso.


Ella parece ser el tipo de bribona que arremete con ira porque no puede dejar el hospital.


Esto es peligroso. Pero no para mí, para ti.


Por ejemplo, los cuellos de las chaquetas de la preparatoria Butei vienen equipados con agujas en caso de que te agarren por la solapa. Si alguien te agarra por el cuello, le pincharán. Para evitar herir a otros, las he quitado.


“Oh... Mis disculpas. Por favor, discúlpeme.”


Con una sonrisa forzada en mi cara, me incliné ante esta persona más joven.

Pero más que suavizar la situación, esto pareció hacerla enojar aún más.


“¿Qué pasa con esa actitud... ¿Quieres empezar una pelea? ¡¿Eh?! ¡¿Quieres probar?!”


Esto es muy raro... tienes que ser una especie de aficionado, ¿verdad? ¿No es mejor atacar antes de que el otro tipo tenga la oportunidad de responder? Al menos, eso es lo que pienso.


“Mis disculpas...”


“¿Sabes quién soy? ¡Mi novio está en la Yakuza!”


¡Oh! Qué coincidencia, conozco a gente de la Yakuza. Me acosa su antigua líder.


Con ese pensamiento en mente, no di ningún tipo de reacción de preocupación.


Definitivamente dijo eso sólo para tratar de ponerme nervioso. Pero viendo que no había provocado ningún tipo de respuesta, hizo una mueca de enfado.


Pero... ¿No estabas leyendo atentamente la revista femenina con el titular: [Sin experiencia? ¡Una lectura obligada para todas las edades! ¿Qué haces para conseguir un novio?], Incluso estabas tomando notas en tu móvil. Si vas a mentir, al menos hazlo más creíble.


“¿Quieres intentarlo? ¡Llama a la policía! ¡te enterraré! ¿Qué te parece eso?... ¿A dónde va a ir toda esa charla cuando seas destrozado por una chica? ¿Me entiendes?”


Ya-chan escupió [lo que al menos pretendían ser] palabras cortantes.


“¿Uhhh? Realmente no lo entiendo.”


Respondí, genuinamente confundido.


“¡¿Eh?!”


Con el ceño fruncido, soltó mi cuello, casi como si estuviera cansada de sujetarlo. Luego, levantó una ceja delgada.


"¿Ves esto? Me lo rompí en una pelea."


Levantó su brazo izquierdo, orgullosa de la lesión por alguna razón...


Por la raspadura en forma de costra que sobresalía de las vendas, podría decir que probablemente la obtuvo por andar en bicicleta. Por la forma en que colgaba su brazo, pude decir que probablemente se debió a una colisión a baja velocidad y a una fractura visible.


Por el movimiento de sus dedos, probablemente fue mayormente curado. Si esto fuera la preparatoria Butei, ya hace tiempo que se consideraría curada y volvería a ASSAULT para el entrenamiento de agarre. La gente normal tiene tendencia a exagerar.


“Eso debe haber sido terrible. Una pelea, realmente... simplemente terrible. Das miedo.”


Tropecé por esta estúpida respuesta improvisada, pero habiendo aparentemente comprado mi mentira, Ya-chan resopló y sonrió.


Cuando sonrió, se miraba como una normal, inocente y linda estudiante de secundaria.


Atrapada ligeramente con la guardia baja... * ¡Pfft! * Ya-chan escupió el chicle que había estado masticando en el suelo y se fue sin comprar nada.


“¡Vuelve otra vez...!”


(Ah, tendré que limpiar esto.


Bueno, es mejor que la pintura de color, supongo.




*************************************************




Después, planeaba tomar mi descanso y comer el bento que había traído conmigo...


“¿Por qué tardas tanto en comer? ¡Vuelve a la caja registradora!”


Parecía que tenerme a mí, un chico, tomando un descanso cerca irritaba a Kowada porque reducía el número de chicas a su alrededor debido a que una de ellas tenía que sustituirme en la caja registradora, así que me dio una patada mientras comía mi bento.


A pesar de que acababa de ver cuan cobarde había sido cuando vino la delincuente de secundaria, Ya-chan, ahora estaba lleno de bravuconería.


Me ocupé de Ya-chan y ayudé a la tienda. Un pequeño elogio estaría bien.


(Hablando de mi descanso, es una hora completa, ¿no? ¡No han pasado ni 15 minutos!)


Pensando sobre eso...


“… Lo siento. Volveré.”


Subí la cremallera del uniforme de la Convenience 9 y volví a la tienda.


El bento de arroz frito que había comprado en la tienda estaba ahora esparcido por el suelo.


“¡Limpia eso!”


Ni siquiera tiene que decírmelo una estudiante universitaria.


No ha hecho ninguna otra cosa hoy.


Pero, al menos aquí estoy... a salvo y seguro... Los tipos antisociales como yo probablemente deberían estar agradecidos por estos lugares de trabajo.


El mes que viene recibiré mucho dinero de Beretta. Debería estar contento de poder ganar algo de dinero extra mientras tanto. Incluso si la paga roza la parte superior.




*************************************************



Mas tarde, aproveché la oportunidad de inspeccionar los pisos superiores, pero...


Los profesionales de la embajada británica y el Ministerio de Asuntos Exteriores aún no han presentado ningún tipo de apertura. Estaban en constante alerta las 24 horas del día, listos para contrarrestar intrusos potenciales.


(Pero los ninjas tienen tiempo de sobra donde los guardias no...)


En un compromiso prolongado, tengo la ventaja. No importa cuán bueno sea el otro lado, eventualmente me darán una oportunidad. Sólo necesito usarla cuando se presente. No puedo apresurarme; tengo que esperar mi tiempo.


Trabajaré y esperaré mi momento...


Tarde en la noche siguiente, Ya-chan regresó a la tienda.


Parecía que iba a ser el partido decisivo entre Tohyama Kinji y la chica ladrona de secundaria. Si puedes esparcir mis cerezos en flor, ¡ven y dispérsalos! Pensé, pero sólo tenía un trapeador en la mano como arma.


Pero luego, después de trabajar muy duro para llamar mi atención, empujó la mercancía de la estantería en el siguiente pasillo por encima de donde yo estaba trapeando.


“¡Kyahaha! ¡Oops...!”


Luego se alejaba corriendo y riendo mientras su falda corta se agitaba.


Después de eso, se quejaba diciendo:


“Hey! ¡No me diste mi cambio!”


Entre otras cosas. También derramó su refresco a propósito, me golpeó con sus latas de bebida vacías mientras fingía tirarlas, siguiendo con todo tipo de intimidaciones.


“Eres demasiado lento para limpiar. ¡Deberías dejarlo! ¡Realmente deberías!”


Ya-chan repetía este tipo de cosas una y otra vez...


No podía desahogarse robando en tiendas mientras yo estaba aquí, por eso quiere que lo deje.


Lo que, es más, a pesar de que no compró nada, tuve que ponerme detrás de la caja registradora.


“Te digo que es lo mejor para la sociedad. Una persona sin valor como tú debería renunciar, ya sabes, por la sociedad.”


Atrapada entre la caja registradora y la parte trasera, desató un constante aluvión de insultos verbales.


No hay otros clientes en la tienda ahora mismo, así que supongo que está bien...


Esta niña parece que está fingiendo que le importa más la sociedad que lo que realmente le importa. Como si fuera una especie de [Justiciera].


Pero eso también es un síntoma de chuunibyou. Es parte del proceso de desarrollo humano.


“El alcalde y el jefe de policía son amigos míos. ¡Podría hacer que te despidieran, así de fácil!”


“………”


Hice una sonrisa forzada detrás de mis gafas oscuras de montura gruesa, y...


(…¡!…)


Cuando mis ojos repentinamente se agrandaron por el shock, Ya-chan debe haber pensado: “¡Finalmente lo asusté!”


Entonces ella sonrió satisfecha con una sonrisa burlona...


Lo que realmente me había sorprendido, sin embargo, estaba detrás del cabello rubio teñido de Ya-chan, cuyas raíces estaban empezando a mostrarse...


Estaba al otro lado de las puertas automáticas de la tienda de conveniencia.

No esperaba estar viendo cosas.


Esperaba que fuera algún tipo de ilusión óptica.


Pero la despiadada puerta se abrió... y las chicas se iluminaron con las deslumbrantes luces fluorescentes de la tienda de conveniencia.


“Hijo de puta... no me equivoqué...”


(¡Yen...!)


Caminando dentro de la tienda de conveniencia disfrazados como humanos normales había 3 onis...


Están aquí... ¿pero por qué?


Recuerdo haber escuchado de Watson que habían llegado a Japón, pero no esperaba que aparecieran aquí tan de repente... esto era algo que no esperaba.


El disfraz de Yen comenzaba con las botas de cuero negro que golpeaban cada vez que daba un paso, pantalones de cuero y una chaqueta de cuero que la cubría de negro de la cabeza a los pies. Su gran pecho se extendía en una camiseta sin mangas, y su pelo era del mismo color marrón oscuro de sus gafas de sol y un sombrero de cuero negro inclinado hacia la izquierda que hacía que sus cuernos parecieran adornos del sombrero.


Detrás de ella… la maligna figura de su kanabou Kongourokkaku, colgaba de su espalda, brillando sombríamente con una luz gris.


Llevaba a alguien en su brazo derecho con un uniforme de primaria con volantes...


(¡Habi...!)


La pequeña y sobrehumana oni. Ha pasado un tiempo desde la última vez que la vi durante el Bandire en la Isla Vacía.


Junto a Yen estaba una persona más... Era la primera vez que la veía, pero el cuerno corto que sobresalía de entre sus mechones de cabello me dijo que era una Oni... una mujer delgada y hermosa.


Usaba una falda azul marino hasta la rodilla con un uniforme de traje de marinero, pero la expresión de la joven oni era más inexpresiva, dura y fría que la de Yen o Habi. En su cintura, no sólo la empuñadura, sino también la funda de su espada estaba recubierta de cuero, y en su totalidad hasta la empuñadura estaba cubierta de envolturas de cuero, una Kawatsutsumi(46), comúnmente conocida como hoja del demonio.


(Pero, ¿por qué están aquí...?)


En una completa pérdida de palabras, mis ojos se encontraron con los de Habi y ella me sonrió de vuelta... toda su cara dibujó de repente una sonrisa larga.


“... ¿Hay algún niño travieso por aquí? Ahahaha!”


Los cristales de las puertas automáticas se estremecieron ante el fuerte [namahage(47)] como un grito.


Saltando al sonido de la voz, Ya-chan finalmente se dio cuenta de la existencia del oni detrás de ella.


Estando tan claramente armados y dando la impresión de que (no se dedican a ningún tipo de negocio respetable, y mucho menos siendo muy humanos), el pelo rubio teñido de raíz negra de Ya-chan, se erizó de punta por el miedo...


Mirando detrás de ella, sus piernas se debilitaron, y se desplomó sentándose en el piso.


Su espalda estaba presionada contra el mostrador mientras susurraba: "S-Salir" con una voz temblorosa que falló junto con su espíritu, pero...


No se movió; todas sus fuerzas habían abandonado su cuerpo.


Además de eso, probablemente atraído por el grito de Habi, el gerente de la tienda y las universitarias a tiempo parcial salieron del cuarto trasero al área de ventas.


¡Maldita sea! Si los onis se vuelven locos aquí... estamos acabados. Sólo estoy en mi estado normal, pero, aun así, tendría que intentar proteger a todos y sacarlos de aquí. Eso sería absolutamente imposible.


Sus ojos buscando algo detrás de sus gafas de sol, Yen se dirigió pesadamente hacia mí...


Se movió para darle a la congelada Ya-chan una ligera patada para empujarla fuera del camino.


Pero... me di cuenta de algo. Yen no tiene el concepto de su propia fuerza. Puede que no quiera hacerlo, pero dondequiera que pisa está emitiendo ondas sísmicas.


Creo que ni siquiera es consciente de ello.


¡Yen, detente! Una patada tuya es fatal... esta es sólo una chica normal.


“... ¡!”


Sin pensarlo, salté sobre la caja registradora tomando la capucha de la sudadera de Ya-chan y la arrastré.


Luego, mientras Ya-chan y yo colisionábamos en una estantería de exhibición, el pie de Yen navegó por el aire impactando con algo.


... * ¡Whoosh! *


El pie de Yen rozó el borde del mostrador de la caja registradora, y toda cosa sobre ella explotó en un millón de pedazos, con partes de acero inoxidable volando en todas las direcciones desde el agujero que había hecho.


(¡Maldita sea! ¡Esta mujer es una bulldozer...!)


Tomando esta acción extremadamente precipitada a pesar del hecho de que no estaba en Modo Histeria, mi ritmo cardíaco y frecuencia respiratoria se dispararon mientras hacía todo lo posible para calmarlos.


Entonces, sacudiéndome las mentas Frisk que llovieron de las estanterías destruidas, gracias a que Ya-chan se aferraba a mí con horror, me di cuenta que estaba un poco Histerizado.


Sin ánimo de ofender, pero no es exactamente mi tipo, así que esto tiene que ser el efecto del puente colgante, ¿no?


Cuando el ritmo cardíaco del cuerpo humano aumenta, es porque el cerebro confunde los golpes del sexo opuesto.


Temblando y llorando... Ya-chan aulló de miedo... Mi primera prioridad es sacar a esta jovencita de aquí, pero no puedo predecir lo que los onis harán a continuación, y no quiero hacer cualquier acción errónea.


Necesito calmarme y evaluar la situación por ahora.


Como mi cerebro histérico esperaba, al ver la patada inhumana que dio Yen, los demás empleados de la tienda cayeron rápidamente en un estado de pánico.


Las estudiantes gritaron e intentaron escapar de la tienda. Pero los otros onis seguían caminando alrededor, así que no pudieron escapar, y volvieron a gritar.


Detengan los gritos. ¡Si gritas, vas a atraer su atención...!


(¡Maldita sea! ¿Por qué no pueden esconderse en silencio...?)


El pandemónium dentro de la tienda llegó a un punto culminante.


“¡jefe, esto es una locura! ¡Totalmente loco!”


“¡Suéltenme idiotas!”


Su pelo castaño se erizó, las estudiantes se aferraron al gerente, pero él pateó a su chica favorita para sacudirla y tratar de escapar por sí mismo. Sin embargo, al hacerlo, parecía que se torció su propio tobillo y colapsó en el lugar.


Ignorando por completo el caos humano alrededor de ella...


Yen llegó hasta donde estaba almacenado el sake y recogió una botella de Sake Ouzeki. 1, 2, 3, todas ellas.


Luego las arrojó todas en el regazo de Habi mientras aún la llevaba en sus brazos. Entonces escogieron el sake y el shouchuu(48). Es más... creo que las tomaron todas, excepto sólo la llamada cerveza del diablo.


Después de eso, Yen tomó todo el whisky y el brandy sin molestarse en revisarlo y se lo entregó a Habi.


En lo que respecta a la otra, la esbelta oni se dirigió a donde se almacenaba el arroz y saqueó todos los onigiri, pero... Yen se acercó, todavía llevando a Habi, y agarró el onigiri que estaba demasiado alto para alcanzar... entonces vi a todos dar una ligera sonrisa.


Gracias a Dios... no están aquí para empezar una pelea... al menos es como se ve.


Pero aun así vinieron a este hospital específicamente...


¿Quizás están aquí por mí, o por Aria?


Pero se presentaron en mi lugar de trabajo sin avisar, así que no me siento exactamente dispuesto a recibirlos con una cara sonriente.


“¿Por qué los humanos acaparan tales necesidades en vez de distribuirlas a quienes las necesitan? ¿Padecen todos de la misma neurosis?”


Mirando alrededor de la tienda, Yen inclinó la cabeza haciéndome esta pregunta sin siquiera un saludo.


Ignoré las preguntas groseras...


Me quité las gafas que se habían doblado cuando salvé a Ya-chan y las dejé a un lado para mostrar mi verdadero rostro.


Entonces, con la mirada de un guerrero en mis ojos, respondí:


“... Yo, Yen. Viniste a Japón en el momento en que la Barrera de Purificación fue removida, ¿cierto? Setsubun(49) acaba de terminar. Me pregunto si esas dos cosas fueron bastante aterradoras para ti.”


Probé adoptando una posición ligeramente antagónica. En Puerto del dragón, no pude precisar cuáles eran sus motivos... así que aproveché la oportunidad para arriesgarme a hacer otra suposición.


“Y fuiste tan dulce. Podrías haberme perseguido y matado ahora, pero no lo hiciste.”


Dije casualmente mientras me trasladaba a un lugar en la tienda donde pudiera proteger a todo el mundo...


En respuesta, Yen inclinó su cabeza de nuevo, y luego dijo:


“Tohyama. Cuando tomas la miel de una colmena, ¿matas a todas las abejas que vuelan a tu alrededor?”


Repitió la misma línea que había dicho en los Países Bajos con una voz ronca.


“Arroz y sake. Sólo hemos venido a recogerlos. Esos son los dos productos de la humanidad para los que tenemos uso. En los viejos tiempos, nos hemos vuelto adictos a esos dos productos. Al producir arroz y sake, los humanos nos sirven, y así los dejamos vivir. Como un apicultor tiene abejas.”


Para los onis, nosotros los humanos... realmente somos como insectos.


Y ahora he aprendido una cosa más. No están aquí por mí. Incluso con la provocación, no vinieron tras de mí.


(En ese caso... ¿Quizás Aria?)


La situación se está volviendo más seria.


“Yen-nee-sama. Ese guerrero. ¿Puedo jugar con él?”


La oni con el traje de marinero al lado de Yen preguntó, indicándome.


“Haz lo que quieras, Tsubaki.”


Yen respondió, y la oni a la que había llamado Tsubaki... de repente liberó un torrente de sed de sangre.


El ambiente... se volvió agudo.


Estaba lista para una maniobra de asesinato instantáneo. Sentí como si una espada fuera clavada en mi garganta.


(Ni siquiera puedo adivinar cuál es el nivel de habilidad de Tsubaki...)


Llamó a Yen como si fuera su hermana mayor, así que estaba en un nivel menos poderoso que Yen. En ese caso, actuaré bajo la suposición de que ella es igual de fuerte.


Siendo así...


Si ella actúa violentamente aquí, entonces los civiles inocentes se verán atrapados en la lucha. Serán cortados en mil pedazos como si fueran papel.


Ese pensamiento cruzó por mi mente antes de que Tsubaki se moviera, así que, de alguna manera, un poco reacio...


“Fuera de la tienda.”


Saqué mi Beretta de la faja de soporte de la cintura en la que la había guardado todo el tiempo, bajo mi uniforme de la Convenience 9.


Amartillé el martillo como una amenaza, y al sonido del * ¡Click! * las estudiantes universitarias vieron mi arma, y al darse cuenta de que era real, gritaron fuertemente una vez más.


Atónitos y sin palabras, el gerente se puso pálido, y los ojos de Ya-chan se agrandaron.


Me disculparé con ellos por ocultar mi verdadero personaje más tarde.


“En casos como éste, es típico el hacer un primer disparo de advertencia, pero no se adhiere a los artículos de la Ley Butei: 2.7 o incluso el artículo 9 para el caso. Respecto a ti, será como aplastar un insecto.”


Habiendo tratado a los humanos como insectos, le devolví ese sentimiento.


Dentro de la tienda, los estantes y el techo bajo entorpecerán el uso de espadas, y las armas tendrán una ventaja.


Mostrando claramente mi arma, Tsubaki debería saber que está en desventaja aquí.


Siendo ese el caso, debería evitar que la gente normal se vea arrastrada a la situación.


“... Los onis pertenecen al exterior. Salgan de la tienda.”


De pie, ya había cambiado en la recámara a una de las balas perforantes que me dio el Vaticano el año pasado.


Incluso si logra agarrar la bala, hasta la mano de un oni tendrá que recibir algún tipo de daño.


Habiendo apuntado fácilmente a la frente del oni, hice mi amenaza...


“Guerrero de Musashi(50). Si te arrastras como una cucaracha, comeré tu corazón rápidamente para que no sufras. Si no, te dejaré con vida y sólo consumiré tus miembros. Haz tu elección.”


Inclusive con un arma apuntándole... Tsubaki devolvió su propia amenaza.


Por su tono y su manera de ser, está claro que no está fingiendo.


Sin embargo, no ha hecho ningún movimiento para sacar su espada.


Simplemente se ha quedado allí en una posición de espera.


A diferencia de Yen, ella parece totalmente inclinada a un encuentro...


...es un oni con las manos desnudas más fuerte que un humano con un arma.


“¿No te disculparás? Muy bien, entonces te cortaré primero por debajo de las rodillas. Es una cosa desafortunada. Ni siquiera serás capaz de percibirlo. Se habrán ido antes de que hayas tenido la oportunidad de observarlo.”


Diciendo tales cosas, la Oni con traje de marinera oscuro…


* ¡Whoosh! *


… Desapareció.


“¡!”


En ese instante el mundo se ralentizó a mi alrededor.


* ¡Bam! *


Entonces las cajas de mentas Frisk en el suelo bajo mis pies, explotaron y salieron volando. Esas eran huellas. Frente a mí... vi el espacio mismo deformarse y una figura pálida moverse. Era Tsubaki. No era invisibilidad o teletransportación. ¡Era súper velocidad...!


La posibilidad de lanzar mi propio ataque a alta velocidad fue eliminada en gran parte y tuve que actuar basándome en la sensación de su hoja rozando mi rodilla.


Impulsándome con mis dos pies a una velocidad subsónica, salté en el aire.


Como parte del movimiento, terminé boca abajo y disparé a la hoja con mi mano izquierda utilizando un movimiento con Ouka...


Luego, cuando Tsubaki se deslizó... * ¡Bang! * Disparé mi Beretta con la mano derecha


... * ¡Tap! *


Al aterrizar en el suelo y quedando libre, apareció una vez más a mi lado.


De acuerdo con la Ley de Inercia, su largo cabello oscuro y su larga falda revoloteaban violentamente, y sus grandes pechos recuperaron su posición original... En su mano, no sostiene una espada, sino más bien...


“¡Humph! Tuve tiempo para bostezar antes de que tu bala me alcanzara.”


Sostuvo mi bala entre sus dedos.


... Actuaba como si fuera la cosa más natural del mundo. A pesar de que disparé a quemarropa.


Lo que, es más, era una bala perforante, así que probablemente significa que no la agarró con fuerza como Yen.


Para agarrar mi bala, Tsubaki debió acelerar a la misma velocidad y la agarró.


(Incluso las balas de Butei fueron derrotadas...)


Pero eso podría ser sólo debido a su habilidad para moverse a alta velocidad.

Pero no hay que desesperarse pensando que todos los oni son capaces de atrapar balas.


Mi posición de tiro era mala de todos modos. Esta fue la primera vez que disparé mientras daba una voltereta y estaba boca abajo.


Cuando Tsubaki se movió, Yen también la siguió con sus ojos, pero luego desde sus brazos...


“Yen, Tsubaki. Quiero comer.”


Tirando del pecho de la chaqueta de cuero de Yen, Habi pidió algo de comida.


“Habi-sama, por favor espere un momento. Hay un detestable guerrero aquí en este momento.”


Tsubaki respondió, refiriéndose a mí.


“Quiero comer. ¡Coo~mer! Comer, comer, comer, comer, ¡¡¡coo~~~~~~mer!!!”


Empezó a gritar fuerte. En una voz ridículamente alta. Realmente, esto desafía todo el sentido común. Es como un niño mimado.


Quitándose rápidamente sus gafas de sol, Yen respondió:


“¿A-Ahora?”


Anormalmente nerviosa, empezó a tranquilizar a Habi.


Pero...


“¡Wa~aaaaaugh! ¡Te odio! ¡Te odio de verdad!”


Sentada en los brazos de Yen, Habi comenzó a retorcerse.


Sin prestar atención al hecho de que llevaba una falda, empezó a actuar como una niña malcriada, agitando sus brazos y piernas.


Que Habi le dijera que era (odiada), Yen...* ¡Whoosh!*...


Casi pude escuchar como su espíritu fue sacado de ella, y sus ojos se volvieron blancos en shock como algo salido de: [Glass Mask(51)].


“¡Oh, uh! Habi-sama. Por favor, cálmese. Tengo onigiri aquí.”


Dejando de lado la bala que había atrapado y pellizcando su larga falda, Tsubaki se precipitó hacia Habi descuidándome completamente.


Poco después, levantó la cesta llena de onigiri que había robado del estante tipo isla y se los presentó a Habi.


De alguna manera... para ellos... Habi es una persona muy importante.


Debido a eso, tengo la impresión de que Yen, Tsubaki y Habi son como una pareja casada con un niño. A pesar de que Yen es una mujer.


(¿No puedes manejar un niño que llora...?)


Gracias a eso, la batalla fue pospuesta...


Después de que Habi consiga su comida, las posibilidades de que me ataquen de nuevo no son bajas.


Siendo de una especie completamente diferente, los patrones de pensamiento de Tsubaki y Yen son difíciles de descifrar.


No podré detener la lucha o conseguir que respondan a las negociaciones para hacer que estos onis delante de mí se vayan.


Son parte de DEEN todavía, pero, a pesar de eso, no reconocen el cese al fuego anteriormente negociado.


Además, Habi tiene la última pieza del karagane de Aria.


Si puedo recuperarla, Aria no se convertirá en la Diosa Escarlata.


A pesar del hecho de que parecen difíciles de intimidar, yo...


“Los subordinados son los subordinados, y el amo es el amo.”


Cambiando de táctica y tratando de atraerlos hacia afuera, me burlé con desprecio de quien tenían en alta estima mientras me retiraba, moviéndome hacia la salida.


Dirigirse a la niña que atesoraban demostró ser excepcionalmente efectivo...


“¿Te atreves a burlarte de nuestra estimada maestra? Tal cosa no quedará sin respuesta.”


Mostrando sus colmillos como para cumplir su amenaza de comerme las piernas, la madre de esta pequeña estructura familiar, Tsubaki, frunció el ceño una vez más.


Con la espada temblando en su mano, dio un paso tras otro hacia mí.


Bien. Seré capaz de atraer al menos a uno de ellos fuera.


Yen y Habi en la tienda, saldrán y ayudarán si lastimo a Tsubaki.


Caminando hacia atrás, las puertas automáticas detrás de mí se abrieron, y Tsubaki... * ¡Whoosh! *... desapareció de nuevo. Entonces en el siguiente instante escuché:


“... ¡Espera, Tsubaki!”


Como un rayo, esa voz reverberó en el piso de ventas, y con un * Poof! * Tsubaki que había desaparecido reapareció de nuevo donde estaba originalmente.


La aguda reprimenda de Yen hizo que el cuerpo de Tsubaki se pusiera rígido, y seguí sus ojos que continuaban moviéndose para ver lo que le había llamado su atención...


Hubo un olor de un aroma emanando detrás de mí.


Uno que era completamente inolvidable...


(El aroma de las gardenias.)


“... ¿Aria?”


Me di la vuelta y vi a Aria allí, vistiendo un traje de marinera de la preparatoria Butei en una postura imponente.