• Kurogane

Hidan no Aria Vol.17 - Capítulo 02

Actualizado: 6 de jun de 2020










Capítulo 02: Asociación Butei Sqaudmate - Camerata


[START]


Como parte de sus indemnizaciones, GRENEDA me dio mi boleto de avión de regreso gratis, pero… en lugar del boleto de 2 millones de yenes de [Clase Super Ejecutiva] que Aria reservó para ir a Londres, fue por un asiento estrecho de clase económica.


Todavía experimentando el efecto posterior del Modo Histeria, dormí todo el vuelo de regreso sólidamente.


Mientras dormía, Lisa se sentó en el asiento a mi lado.


“… Cuando el distante horizonte se desvanece mientras descansas tu corazón en la profunda oscuridad de la noche… El aire fluye silenciosamente sobre y a través del lejano mar de nubes… narrando la historia interminable del funcionamiento del universo.”


Sintiendo que estaba leyendo un libro ilustrado para niños, recitó un hermoso poema japonés que había memorizado (18)… Capaz de relajarse, me frotó el pecho a tiempo con los latidos de mi corazón. Esta es la primera vez desde que conocí a Aria en abril pasado, que me he sentido tan tranquilo.


Gracias a los vientos del oeste, tomó menos tiempo que el vuelo de salida, pero todavía fueron 11 horas.


Volando hacia el Sol, el vuelo 861 de KLM cruzó una zona horaria tras otra, saliendo de los Países Bajos a las 2 en punto y llegando a la mañana siguiente a Narita. Cómo funcionan las conversiones de tiempo es algo que mi cerebro mediocre no comprende muy bien. Primero lo primero, tengo que ajustar mi reloj para que coincida con JST (19).


Aliviados de ver a Japón nuevamente después de tanto tiempo, dejamos a Narita en el Keisei Skyliner y entramos en el centro urbano de Tokio...


¡Los ojos de Lisa brillaron!


Mirando a través de las ventanas del tren a la destartalada ciudad de Tokio, sus ojos color esmeralda se abrieron con asombro. Mirando hacia arriba, la vi estrechar sus manos emocionalmente frente al gran pecho de su uniforme de sirvienta marinera.


Desde que nací, carecía de habilidades sociales y la capacidad de mantener una conversación con las chicas, sin embargo, con el tiempo libre que me permitían viajar en tren…


“… Oh… ¿Esto es nuevo para ti? Holanda debe tener varios rascacielos.”


Mencioné este tema al que ella respondió:


“Pero, Maestro, ¡hay tantos edificios...! Además, la ciudad llega al horizonte. ¡Qué pueblo tan grande! ¡Mooi! ¡Mooi! ¡Heel Mooi! (20)”


Los brillantes ojos esmeralda de Lisa se volvieron hacia mí mientras repetía la palabra "¡Mooi!" Una y otra vez. Luego terminó con la versión superlativa de la palabra.


“¿Nunca viniste aquí cuando estabas en I.U.? ¿A tokio?”