Hidan no Aria Vol.17 - Capítulo 02

Actualizado: 6 jun 2020










Capítulo 02: Asociación Butei Sqaudmate - Camerata


[START]


Como parte de sus indemnizaciones, GRENEDA me dio mi boleto de avión de regreso gratis, pero… en lugar del boleto de 2 millones de yenes de [Clase Super Ejecutiva] que Aria reservó para ir a Londres, fue por un asiento estrecho de clase económica.


Todavía experimentando el efecto posterior del Modo Histeria, dormí todo el vuelo de regreso sólidamente.


Mientras dormía, Lisa se sentó en el asiento a mi lado.


“… Cuando el distante horizonte se desvanece mientras descansas tu corazón en la profunda oscuridad de la noche… El aire fluye silenciosamente sobre y a través del lejano mar de nubes… narrando la historia interminable del funcionamiento del universo.”


Sintiendo que estaba leyendo un libro ilustrado para niños, recitó un hermoso poema japonés que había memorizado (18)… Capaz de relajarse, me frotó el pecho a tiempo con los latidos de mi corazón. Esta es la primera vez desde que conocí a Aria en abril pasado, que me he sentido tan tranquilo.


Gracias a los vientos del oeste, tomó menos tiempo que el vuelo de salida, pero todavía fueron 11 horas.


Volando hacia el Sol, el vuelo 861 de KLM cruzó una zona horaria tras otra, saliendo de los Países Bajos a las 2 en punto y llegando a la mañana siguiente a Narita. Cómo funcionan las conversiones de tiempo es algo que mi cerebro mediocre no comprende muy bien. Primero lo primero, tengo que ajustar mi reloj para que coincida con JST (19).


Aliviados de ver a Japón nuevamente después de tanto tiempo, dejamos a Narita en el Keisei Skyliner y entramos en el centro urbano de Tokio...


¡Los ojos de Lisa brillaron!


Mirando a través de las ventanas del tren a la destartalada ciudad de Tokio, sus ojos color esmeralda se abrieron con asombro. Mirando hacia arriba, la vi estrechar sus manos emocionalmente frente al gran pecho de su uniforme de sirvienta marinera.


Desde que nací, carecía de habilidades sociales y la capacidad de mantener una conversación con las chicas, sin embargo, con el tiempo libre que me permitían viajar en tren…


“… Oh… ¿Esto es nuevo para ti? Holanda debe tener varios rascacielos.”


Mencioné este tema al que ella respondió:


“Pero, Maestro, ¡hay tantos edificios...! Además, la ciudad llega al horizonte. ¡Qué pueblo tan grande! ¡Mooi! ¡Mooi! ¡Heel Mooi! (20)”


Los brillantes ojos esmeralda de Lisa se volvieron hacia mí mientras repetía la palabra "¡Mooi!" Una y otra vez. Luego terminó con la versión superlativa de la palabra.


“¿Nunca viniste aquí cuando estabas en I.U.? ¿A tokio?”


“Entramos en las aguas costeras, pero yo estaba a cargo de las tareas de limpieza. Entonces nunca llegué a tierra.”


¿Eh?


Tokio es una de las ciudades más grandes del mundo. Es una gran era metropolitana.


Nunca lo pensé, pero para el extranjero, debe ser sorprendente.


Luego, mientras zarandeamos nuestras maletas para trasladarnos a un tren eléctrico en Nippori…


“Ah, ¿es hora pico? Lo olvidé por el jetlag (21).”


Gracias a la hora pico de tiempo de traslado, la plataforma JR Yamamote estaba abarrotada de viajeros.


“…¡!... ¡!”


Lisa lo vio y todo el color desapareció de sus ojos.


Su mano pálida se aferró a mi manga.


“¡Maestro, debemos apurarnos! Todas estas personas están llenando el tren. ¡Si no nos damos prisa, puede que no haya otro hasta mañana!”


“No, el siguiente llegará en 2 minutos.”


“…¿?”


Mirando a los trabajadores de oficina empujándose en los vagones del tren, Lisa estaba confundida.


Desviándose ligeramente del horario publicado, el siguiente tren llegó 3 minutos después…


Debido a que estaba lleno y estábamos cargando maletas, Lisa y yo nos disculpamos cuando abordamos.


«Debido a la inspección del material rodante (22), los trenes se retrasarán. Pedimos disculpas por las molestias.»


Al escuchar el anuncio de la bocina interna, Lisa hizo una mueca de confusión…


“¿R-Retraso, dicen? ¿No llegó el siguiente tren con bastante rapidez…?”


“No, ¿no notaste la demora? Fue 1 minuto tarde.”


“¡¿U-Un minuto…?!”


Esta conversación sucedió cuando nos bajamos en la estación de Shimbashi, y Lisa, quien viene de los Países Bajos, que tiene un sistema ferroviario nacional irresponsable, no pudo ocultar su sorpresa.


Mientras hacía la transferencia de la línea Yurikamome, mi garganta se secó, así que nos detuvimos en el Bellmart…


“¡Bienvenidos!”


Con una sacudida arriba y abajo, una chica mayor que trabajaba a tiempo parcial en la tienda se inclinó ante nosotros.


“Un placer conocerla. Me llamo Lisa Ave Du Ang.”


Pellizcando sus largas faldas para levantarlas y haciendo una leve reverencia en arco, Lisa saludó a la trabajadora.


La trabajadora sonrió levemente, y otro trabajador y una abuela le sonrieron.


“¡O-oi! Está bien no devolver el saludo de un trabajador de una tienda de conveniencia, es normal.”


“¿No? ¿Pero no es cortés inclinar la cabeza...?”


Al instante, comprendió que su extraño comportamiento se debió a que ella era extranjera


“Está bien, estimado cliente. En Japón dicen: [El cliente es Dios].”


La abuela explicó mientras sonreía.


Al escuchar esa respuesta, Lisa presionó ambas manos juntas frente a su gran pecho.


“¡Mooi! ¡Tal país con devoción al servicio! ¡Tan puntual, educado y hermoso sin basura esparcida por…!”


Muy conmovida, sus ojos brillaron una vez más.


Como una sirvienta europea natural, los valores culturales japoneses de cosas como la hospitalidad, la gestión del tiempo, la propiedad y la higiene… parecen haberla tocado en un nivel fundamental.


Con lágrimas sobresaliendo de sus ojos de doble párpado en placer, Lisa dijo:


“Maestro. Lisa desea vivir y enterrar sus huesos en este país. Aquí mismo. ¡En la patria de mi amo, Japón!”


Ella acababa de anunciar que quería una residencia permanente en Japón… ¡en un Bellmart!


Por alguna razón, todos los empleados de la tienda comenzaron a aplaudir, y con mi cara ardiendo, empujé a Lisa fuera de la tienda.


Debido a que mi sirvienta había causado un poco de alboroto, me disculpé y rápidamente pagué con una tarjeta Suica (23).


“M-Maestro, tengo que pagar por el agua mineral.”


Sacando una billetera con un diseño de lobo dorado…


“Está bien. Es un método de pago electrónico, ¿entiendes?”


“¡Mooi...! ¡Qué país tan avanzado...!”


Lisa. La billetera… no me di cuenta en Ámsterdam, pero fue una pista de tu verdadera naturaleza, ¿no? Soy tan descuidado.



**********************************************************************************


Luego, en la línea Yurikamome, Lisa preguntó: “Maestro, ¿dónde están los ninjas?”


Demostrando reveladoramente el alcance de su conocimiento sobre Japón, a lo que respondí: “No hay tales cosas anacrónicas. Al menos, eso es lo que quiero decir, pero luego está mi kohai. La conocerás pronto.”


Respondí con una expresión cansada…


En Odaiba, tomamos el monorriel costero de Tokio que originalmente se planeó para correr desde el aeropuerto de Haneda, a la estación de Ukishimacho… Luego caminamos desde allí, al dormitorio de chicos No.3 de la preparatoria Butei de Tokio.


(... Es bueno tener un lugar al que volver. No sé si quiero ir a otro viaje…)


Traté de escapar de la realidad de una manera dura, ¡pero aun así no lo logré!


¡Y Lisa está parada a mi lado y sonriendo!


No quería pensar ni preguntar al respecto, pero Lisa dio la impresión de que: “Naturalmente, una sirvienta vivirá con su amo. Ni siquiera vale la pena mencionar.”


Y eso es lo que pasó.


En cada una de las habitaciones en mi dormitorio de chicos, había varios reyes de las bestias para cada uno de los miembros de Baskerville.


Desafortunadamente, será como esa vez con Kaname, otro leñador.


Sin nadie a quien consultar sobre esta situación, subí en el ascensor con Lisa ... así que, por necesidad, celebré un consejo de guerra con Little Kinji (una construcción ficticia dentro de mi propia mente).


En el instante en que se abre la puerta, al segundo se ve un rosa, negro, amarillo o azul pálido y se sumerge en la habitación. Para evitar una lluvia inesperada de balas, entra rápidamente al baño para lavarse las manos, luego salta rápidamente al gabinete a prueba de balas. Para salvaguardar perfectamente mi vida, ideé esta estrategia.


… Con un sudor frío en mi mano…


Y la abrí. Soy Tohyama Kinji, jugador del equipo nacional de fútbol bala. ¡Es hora de comenzar!


A pesar del impulso acumulado, abrí cuidadosamente la puerta con la llave… y… con Lisa detrás de mí, entré en la habitación… y…


“¡Es un milagro…!”


No escuché ninguna voz.


Ni una sola.


Con miedo, rápidamente revisé la habitación de Shirayuki… y en la pequeña habitación que ella había elegido para sí misma:


Kin-chan-sama, gracias por todo tu arduo trabajo en la Campaña Europea. Recibí un mensaje de los Hotogi y tuve que regresar a casa. Volveré tan pronto como pueda. – Shirayuki."


Encontré esta nota escrita a mano.


Con una expresión similar a Keisuke Honda (24), volví a mirar a Lisa y deseé tener gafas de sol para ocultar las lágrimas de alivio en mis ojos.


Pero… esta nota fue un poco desconcertante.


Como mi amiga de la infancia, recibí un montón de notas de ella, pero generalmente me dice cuándo volverá, deja un kuzumochi (24) en el refrigerador y un poco más de detalle.


No quiero hablar mal de la casa familiar de alguien, pero la palabra clave [Hotogi] es un poco peligrosa.


Si Shirayuki tiene algún tipo de problema ... debe querer tener mucho cuidado.


Pero aun así…


El hecho es que la Tercera o Cuarta Gran Guerra de mi dormitorio no estallará.


Nos dirigimos al salón para disfrutar de la esplendorosa tranquilidad.


“Uh, ¿maestro? ¿Puedo hacer una pregunta no relacionada… sobre su familia…?”


Lisa preguntó usando una frase establecida.


“Puede que ya lo sepas, pero Kana, mi hermana mayor, es mi hermano mayor. Luego está mi medio hermano idiota y mi hermana menor que me llama Onii-chan. No tengo padres. Pero mis abuelos están bien.”


Dándole esa explicación, Lisa sacudió su cabello rubio y bajó la cabeza.


“Lo siento. Parece que he preguntado sobre un tema difícil.”


“Está bien.”


Dejándome caer en el sofá, la fatiga de viajar me superó.


“…¿?”


*¡Sniff, sniff! *


Lisa comenzó a hacer movimientos de perro mientras olfateaba el aire.


Luego levantó la vista…


Miré hacia el techo también, ¡entonces hubo un * Creak! * Y un * Crack! *


Se abrió una pequeña trampilla en el techo, luego hubo * Thump! * * Thump! * * Thump! * ¡Algo cayó! Por encima de mí, primero Aria y luego Riko, y mirando, Reki estaba sentada allí.


Mis oponentes en el equipo nacional de fútbol bala aparecieron de un lugar tan extraño…


¡La paz de la nación de Kinji duró poco…!


“¡No! ¡Estábamos planeando sorprender a Ki-kun! ¡Pero, por el contrario, nosotras fuimos las sorprendidas! ¡Tienes a Lisa, el personaje con una tasa de caída súper baja, que vuelve contigo, tu lecher (25)!


Dijo Riko mientras me golpeaba el estómago con el codo.


“Riko-sama, es un placer verla de nuevo.”


Como compañeras de escuela en I.U., deben haberse vuelto cercanas.


“Bien, ¿ya has cumplido el rol de amante? Riko se está poniendo un poco impaciente.”


Diciéndole algo que no entendí, sin embargo, parece que Riko entiende que Lisa posee todo tipo de habilidades útiles y está dándole la bienvenida.


Sentado en el sofá junto a Aria y Reki, dije: “¡H-Hey, estoy de vuelta...!”


Dije con una sonrisa en mi cara…


“Aria H. Kanzaki-sama. Reki-sama. Es un placer conocerlas. Me llamo Lisa Ave du Ang.”


Lisa dijo reservadamente. Pellizcándose las faldas, hizo una pequeña reverencia.


Al ver esa acción cortés que uno podría esperar en un templo o santuario…


“¡Hmph! Kinji, ¿Estas contratando una sirvienta?”


Señalando a Lisa con el pulgar para enfatizar, Aria entrecerró los ojos para determinar si era una sirvienta o no.


“… Algo así, supongo.”


Respondí mientras me sentaba con las piernas cruzadas en el suelo.


“Le pregunté a Riko cuando estábamos por encima del techo, pero ella es un ex miembro de I.U. y GRENEDA, ¿verdad? Cambiar antiguos enemigos en aliados parece ser tu especialidad. ¿Es asi?”


Aria alisó sus largas coletas gemelas con el dorso de sus manos, reorganizándolas.


Con ambas fundas expuestas, cruzó las piernas y miró a Lisa.


Gracias a dios. Parece percibir intuitivamente la utilidad de Lisa y tiene una impresión favorable de ella.


“La habitación está un poco desordenada debido a Riko. Por favor, encárgate de eso.”


“¡Si, encantada!”


En respuesta a que Aria le asignó una tarea, Lisa apretó las manos con alegría.


No, Aria está acostumbrada a dirigir a las personas con un movimiento de la barbilla, como siempre. Ella usa a las personas tan fácilmente como respirar.


Aunque dudo en usar a las personas, quiero seguir su ejemplo aquí.


Incluso Lisa detectó la dinámica de poder entre Aria y yo y asumió una actitud sumisa. Atender los caprichos de Aria tenía un gusto directo a la garantía de mi seguridad personal. Esta chica debe tener un nivel sobrenatural de habilidad para leer el ambiente en la sala.


Reki mostró su habitual falta de expresión a las dos, pero parece entender que Lisa no es una mala persona.


“… Kinji-san, bienvenido a casa.”


Dejándome con esas palabras se alejó trotando.


Luego desapareció en su propia habitación que había reclamado por su propia voluntad.


La chica inescrutable me dio una última y breve visión como para asegurarme de que estaba bien, la seguí, algo incómodo…


Al entrar en su habitación, había un caballete que sostenía un gran lienzo.


“… ¿Es esta una tarea de Bellas Artes?”


“Si.”


Reki llevaba un delantal para evitar que su uniforme se ensuciara, y estaba tomando una clase de Bellas Artes como electiva.




Era un retrato hiperrealista de un pájaro y una planta al estilo del pintor suizo Giger, y su pintura era un poco aterradora…


“Es… realmente buena, tu pintura, es decir.”


No fue solo buena. Fue increíble.


Era un acrílico hecho en mate. Verde monótono con intrincadas sutilezas de sombreado. Los poderes superiores de concentración de un francotirador de rango “S” impartían un toque delicado y atención a los detalles que una persona promedio como yo no podía comenzar a entender.


“Está más allá de la clase de un estudiante de preparatoria. La gente pagará dinero por ello, pero esto tendrá un alto precio. Tienes talento. Si quieres, podría ser tu distribuidor. Podrías venderlo.”


Fingiendo ser un comerciante de arte y con la intención de tomar una comisión por la venta, la elogié…


Tomando una pistola rociadora, Reki la sostuvo frente al lienzo.


“… Todavía estoy pintando”


Dijo con su voz habitual sin inflexiones…


Pero con el breve vistazo que capté mientras me miraba, se puso ligeramente roja.


Luego, volviendo a mirar el lienzo…


“¿Te vas a ir pronto?”


El estado de ánimo desapareció de la situación, mientras mantenía su expresión en blanco.


¿Qué es esto? ¿Estás avergonzada? ¿Tu, Reki?


Bien entonces. Haré lo contrario y te veré pintar. * ¡Mirar fijamente! *


“……”


¡Jajaja! ¿Qué vas a hacer Reki-kun? Podría estar actuando vergonzosamente, pero también estoy feliz. Quiero ver cómo se desarrollan estas emociones humanas en Reki.


Desde el vuelo a Hong Kong, he mantenido mis ojos en ella.


“……”


…* ¡Encogimiento! *


Bajó la cara completamente roja, pintó y el pincel sacudió el lienzo.


Mientras miraba esto, estaba pensando en lo linda que era Menta-chan.


“¡Mooi! ¡Increíble! ¡Reki-sama es un genio! ¡Los cielos te han bendecido dos veces!”


Entrando en la habitación de Reki, Lisa se unió y reforzó mi intimidación.


“¡Es Super-Mooi! Oi, Lisa, ¿por cuánto crees que esto se vendería?"


“Solo estaría especulando, y necesitarías un tasador profesional, pero el valor de mercado actual para una pintura como esta sería de alrededor de € 60,000, es decir, alrededor de 8 millones de yenes.”


Usando su perspicacia comercial, Lisa habló.


“¡Bien!”


Entonces, de repente, descubrió que el lobo plateado Haimaki estaba mordiendo un hueso en la esquina de la habitación.


“¡Qué lindo lobo eres! ¿Reki-sama, lo tiene como mascota?”


Luego, levantando la cabeza a una posición de alerta para mirar a la sonriente Lisa, Haimaki se dio la vuelta.


Acostado en el acto, presentó su barriga en un gesto de total sumisión. Parece que él conoce la verdadera identidad de Lisa como el Rey de las Bestias, debe ser su instinto animal.


“Eso es correcto. Se llama Haimaki. Lisa-san, por favor lleva a Haimaki a caminar.”


Todavía usando su pincel, llamó a su amado gran lobo gris e hizo una solicitud a Lisa.


Parece que ya no podré usar la ayuda de Lisa.


“¡Si! ¡encantada! Haimaki-san, por aquí, por favor. Caminemos afuera un poco.”


Siendo llamado por su nombre, Haimaki se puso de pie. Luego corrió hacia Lisa. Era como un rey convocando a un soldado. Vi algo como esto antes, pero aparte de Vlad, ningún otro humano además de Reki ha podido domesticarlo.


De ninguna manera, Lisa…


Eres asombrosa.


Junto con la verdadera bestia salvaje y las bestias salvajes de Baskerville que han hecho su guarida en mi habitación... has logrado encajar perfectamente. Sin siquiera tener que pelear una batalla como Kaname.


Como nación pacifista, la nación de Kinji debe buscar una alianza formal y una estrecha relación de trabajo con el país de Lisa.


**********************************************************************************


Después de dejar a Haimaki caminando con Lisa, llevé mis maletas a mi habitación…


Arrojándome a la cama para recuperarme de mi fatiga, comencé a leer manga. Riko guarda los números anteriores de las revistas debajo de la cama, y ​​debido al retraso de la publicación, no pude leer ni ponerme al día mientras estaba en el extranjero.


Mientras leía algo en Young Gangan...


“¿Quién es esa en la foto? Ella es hermosa.”


“¡Que! ¿Quién es esa? ¿Una actriz o algo así?”


“… Ella es hermosa.”


Lisa acababa de regresar, y había cierta conmoción cerca en el pasillo.


¿Qué? Me levanté para mirar la sala… Aparentemente, Lisa había colgado algún tipo de cuadro enmarcado en el pasillo.


“Ella ganó mucha popularidad en los Países Bajos. ¡Lisa también es su fan!”


Sonriendo, señalo la gran fotografía a Aria y al resto.


“¡Oi! ¡No cuelgues fotos de mujeres hermosas en mi casa!”


La imagen de una mujer hermosa es como un infierno para mí.


Siendo ese el caso, fui a desmontarla… pero a medida que me acercaba…


(…¡!…)